De triturados a los sólidos…¿cómo lo hago?

De triturados a los sólidos…¿cómo lo hago?

Hace unos años, empezar con la alimentación complementaria parecía relativamente fácil. Solo había que seguir una hoja de recomendaciones sobre el orden de introducción de alimentos y obviamente, solo se contemplaba dar triturados. Por lo que no había que romperse la cabeza pensando en qué método de alimentación va a seguir mi bebé.

Pues bien, hoy en día la cosa ha cambiado un poco… No solo la hoja con el orden de introducción se ha reducido considerablemente, sino que cada vez son más los que optan por hacer menos transiciones en cuanto a la consistencia de los alimentos, y dejar que comiencen comiendo trozos, mediante el Baby Led Weaning. Pero hay quien prefiere continuar con las tradiciones e ir pasito a pasito. Lo que muchas veces no nos explican es que es mejor ir sin prisa, pero sin pausa.

¿Cómo hago la transición de triturados a sólidos?

Lo ideal sería comenzar combinando purés espesos más finos con otros que presenten ya algunos grumos. La idea es potenciar que no rechacen determinadas texturas y dar la posibilidad de desarrollar sus habilidades motoras, al tener que hacer más movimientos con su boca, lengua y/o mandíbula. Si has comenzado ya por purés muy líquidos, intenta no demorar demasiado el paso a purés finos.

Y aquí viene lo que puede marcar la diferencia en la aceptación de los alimentos. Entre 7 y los 8 meses ya deberíamos incorporar los alimentos semi sólidos, con una consistencia blandita y con una forma y tamaño adecuados a las capacidades de nuestro bebé. Básicamente se trata de evitar que se atragante y facilitar que pueda cogerlo él mismo con las manos. Lo más probable es que primero juegue con los alimentos, los pruebe, los escupa, los tire, o los devore… su comportamiento es impredecible porque para él o ella esto es un juego, y necesita tiempo para saber que puede calmar su hambre a través de lo que ahora solo ve como parte de sus juguetes.

¿Por qué tengo que hacerlo de esta manera?

Porque se han visto problemas de alimentación a largo plazo y un bajo consumo de frutas y verduras en niños en los que se introdujeron tarde las texturas gruesas, más allá de los 9 meses.

Lo que no podemos hacer es no avanzar presentando otras consistencias porque con 8 meses nos sentimos satisfechos de ver que la niña se acaba todo el puré y pasado el año, nos preocupa que no acepte los sólidos…

Tampoco debemos dejar que nuestros miedos le impidan avanzar. Todos los niños pueden atragantarse, hagan Baby Led Weaning o coman triturados. ¡Hasta con la leche! Tomando las medidas de seguridad adecuadas, como no dejarlo solo comiendo, no meterle la cuchara a la fuerza, ofreciéndole los alimentos con el tamaño y forma correctas… no tiene por qué suceder nada. Y en todo caso, infórmate de cómo distinguir la arcada del atragantamiento y cómo hacer una maniobra de Heimlich, sea cual sea el método utilizado. Y respira, sé paciente… Déjale experimentar y disfruta de esta transición de la mejor manera posible.

NOTA: estas recomendaciones se deben individualizar en caso de niños con requerimientos especiales.

Iria Quintáns

www.iriaquintans.com — Instagram — Facebook

Ser madre me ha dado otra perspectiva de la vida. Ha sido como volver a nacer, como volver a aprenderlo todo. Pero en familia. Soy Iria Quintáns, Dietista-­‐Nutricionista, emprendedora y apasionada de todo lo que hago.

Quizás te interese:

10 conceptos básicos de alimentación complementaria

Mi bebé no come nada – Modo papillas

Alimentación complementaria a partir del año

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *