Si fumo, ¿es mejor dejar de dar el pecho?

Si fumo, ¿es mejor dejar de dar el pecho?

tabaquismo-lactanciaHoy en día nadie pone en duda que fumar es un hábito tóxico, y que la adicción al tabaco representa un riesgo importante para la salud del que fuma y, en el caso de no tomar las precauciones adecuadas, también puede afectar a quién nos rodea, convirtiéndolos en fumadores pasivos.

Pero, ¿qué pasa durante el embarazo y la lactancia? Una gran duda que se nos presenta es si la madre sigue fumando durante la lactancia ¿Qué es mejor: que siga con la lactancia o que le dé leche artificial al bebé?

A pesar de que a veces el embarazo y la lactancia se ponen en el mismo saco, se trata de situaciones no comparables, por lo que, aunque en LactApp nos centramos en la lactancia no podemos dejar de exponer los posibles efectos del tabaco sobre el feto.

Cuando la mujer embarazada fuma, el feto lo nota de manera inmediata ya que el riego sanguíneo proporcionado por la placenta disminuye durante unos 15 minutos, lo que se traduce en una bajada de pulsaciones en el bebé. Además, seguir fumando durante la gestación puede ocasionar:

  • Mayor riesgo de aborto espontáneo
  • Mayor posibilidad de nacimiento prematuro
  • Mayor riesgo de bajo peso al nacimiento
  • Mayor riesgo de aparición de malformaciones congénitas en el cráneo y el aparato urinario
  • Y, una vez ha nacido, aumento del riesgo de muerte súbita del lactante

Así pues, durante el embarazo la alternativa más sensata es dejar de fumar, buscar ayuda experta e iniciar el deshabituamiento.

LactApp-tabaquismo-lactancia

Pero, ¿y en la lactancia?

Hace algunos años las recomendaciones eran que las mujeres fumadoras no amamantaran, se consideraba más seguro que sus hijos fueran alimentados con leche artificial.

Las madres fumadoras solían elegir con más frecuencia la lactancia artificial que las no fumadoras. Y si iniciaban la lactancia dejaban de amamantar antes que las no fumadoras. Este hecho confería y confiere un riesgo extra a sus hijos. Y así quedó demostrado cuando en el año 2001, la Academia Americana de Pediatría (AAP) eliminó la nicotina de su lista de sustancias contraindicadas durante la lactancia:

“Un estudio ha concluido que, entre las mujeres que siguen fumando durante la lactancia, la incidencia de enfermedad respiratoria aguda se redujo entre sus bebés, en comparación con los bebés de madres que alimentados con biberón. Es posible que la lactancia materna y el hábito de fumar sea menos perjudicial para el niño que la alimentación con biberón y el tabaquismo”.

Está demostrado que aquellos hijos de padres que fuman, si toman pecho tienen menos problemas respiratorios que aquellos que no lo toman. Por tanto, si no puedes dejar el tabaco le vendrá muy bien que siga tomando el pecho.

Es cierto que la nicotina pasa a la leche de la madre fumadora, incluso se ha encontrado nicotina en la leche de madres no fumadoras pero que conviven con una persona o familiar que fuma. Pero a pesar de que nos asusta oír hablar de nicotina en la leche materna, es en realidad una de las sustancias menos nocivas que contiene el tabaco. Aunque la nicotina puede estar presentes en la leche de una madre que fuma, no hay informes de efectos adversos en el bebé debido a la lactancia materna. El mayor riesgo para los bebés es el humo del tabaco y todas las sustancias nocivas que hay en él.

 

Entonces ¿Cómo lo hago?

Para evitar minimizar la exposición a la nicotina a través de la leche y sobre todo al humo del tabaco, debes:

  • Fumar siempre fuera de casa, incluso cuando no está el bebé presente ya que todos los contaminantes presentes en el humo del tabaco se adhieren a las superficies de las cortinas, de los sofás y cada vez que el bebé entra en contacto con ellos respira los contaminantes
  • Fumar con una ropa concreta, una bata o similar que permita sacarla antes de coger al bebé en brazos
  • Si es posible, taparse el pelo con un pañuelo o con un gorro
  • Lavar las manos y la boca después de fumar
  • No colechar con el bebé
  • Fumar después de amamantar

 

Lo quiero dejar

Si te animas a dejar de fumar puedes usar los parches o chicles de nicotina, que son completamente compatibles con la lactancia y los puedes usar sin problema (lo puedes consultar en www.e-lactancia.org).

Referencias:

AEPED: Asociación Española de Pediatría: “¿Se puede fumar tabaco o beber alcohol mientras se amamanta?”

E-lactancia.org: “Nicotina como terapia de reemplazo”

Te puede interesar:

Alcohol y lactancia:http://www.lactapp.es/blog/alcohol-y-lactancia-materna/

 

Share

2 comentarios sobre “Si fumo, ¿es mejor dejar de dar el pecho?

  1. Boa tarde gente! Passei no endocrinologista hoje, e ele me receitou o BUP para parar de fumar, fumo a 20 anos, perdi meu pai à 5 meses vitima de embolia pulmonar causada pelo cigarro, li todos os comentários e sinceramente só vou para de tomar se realmente não tiver jeito, estou ansiosa para começar e assim quebrar as correntes da escravidão do cigarro, só quem fuma sabe como é gente, fique feliz por diversos comentários de pessoas que conseguiram parar de fumar. Deus me ajude

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *