Queridos Reyes Magos, esto es lo que os pido este año.

Queridos Reyes Magos, esto es lo que os pido este año.

Queridos Reyes Magos,

parece que las fiestas terminan hoy con vosotros,

y por un lado digo: “por fin”, por el otro: “qué lástima”.

Sé, que parezco incoherente y lo soy, tanto como la maternidad, como el posparto o como el amor.

Estas Navidades han sido de todo menos relajadas, la familia no se corta un pelo al opinar sobre todo lo que hago entorno a mis hijos.

En resumen podría decir que, según ellos y ellas, lo hago de todo menos bien, aunque realmente eso tampoco es cierto del todo…

Sí, mi madre no para de criticarme, y me duele, pero también la he pillado varias veces mirándome muerta de amor desde el rincón de la sala.

Mi padre es un gruñón, dice que mis hijos son unos malcriados, pero en la sobremesa lo he estado observando jugando con ellos y ese brillo de sus ojos no lo veía desde que era pequeñita, por no hablar de las enormes carcajadas.

Mi prima sin hijos es cruelmente pesada, no deja de insistir en que deje al peque llorar por las noches y que voy a ver cómo así, en solo tres días, se acabará el no dormir en casa, pero cuando he vuelto del baño he visto como mecía a Álvaro en sus brazos y se emocionaba cuando se le cerraban los ojos.

Y mi cuñado… que no dejaba de decirme que Álvaro era más adicto a la teta que él al tabaco… ¡me entraba hasta violencia! Pero cuando he repasado las fotos de la cena he podido ver en TODAS como el cuñi me miraba absorto y sonriente cuando me ponía a Álvaro en la teta…¿Qué debía pensar?

¿Y mis sobris? Mis sobrinos no dejaban de imitarme con sus muñecos dando la teta mientras veían Tom y Jerry durante la sobremesa…

O sea que sí… ha sido duro, ¡pero también precioso!

Las primeras Navidades de Álvaro, las terceras de Lila han sido muy emocionantes.

¿Qué os podría pedir ahora?

 

Pues poca cosa, este año os doy las gracias, y sólo os pido poder seguir con esta estampa muchos años más.

 

PD: bueno, si me obligais, os pido una noche enterita para dormir a pierna suelta y un saquito de paciencia para llegar a la próximas Navidades con alegría 🙂

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *