¿Cómo puedo saber que me ha subido la leche?

¿Cómo puedo saber que me ha subido la leche?

Una de las cosas que toda futura madre lactante espera es tener la subida de leche (también llamada bajada de leche). Y todas hemos oído a hablar de este proceso, con lo que tenemos una idea prefijada de lo que es. Los relatos no suelen ser nada halagüeños: pecho muy duro y doloroso, fiebre… Muchas madres esperan todas estas señales para saber que ya tiene leche y la sorpresa llega cuando no sienten nada de todo esto o las molestias son mucho mayores de lo esperado.

 

¿Pero cómo es realmente una subida de leche?

A partir de la separación de la placenta del útero se pone en funcionamiento el proceso de subida de leche. A partir de las 30-72 horas se notan ciertos indicios que indican que se ha producido el cambio de calostro a leche.

En primer lugar, lo que se observa es un aumento de la presencia de venas en la zona del cuello y en la parte superior de los pechos. Esto se debe al aumento de vascularización de los pechos y es que la fábrica está trabajando a pleno rendimiento y necesita toda la energía posible.

El pecho se siente tenso, algo caliente y pesado. Cuando apretamos la areola, y sacamos leche a mano, observamos como el color de la leche se ha modificado (el calostro también es leche) y la secreción ya no es amarilla, puede ser blanca o transparente.

Otra cosa que podemos notar, normalmente en las zonas exteriores del pecho, son pequeños bultos. Al tacto notamos pequeñas hinchazones que no son más que la glándula mamaria. Lo habitual es que después de la toma se deshinchen un poco y vayan oscilando los días posteriores hasta desaparecer totalmente.

Muchas madres creen que no han tenido subida de leche porque solo han notado estas señales y esperaban una situación más compleja y dolorosa. Y es que cuando todo empieza bien, la subida de la leche no es nada traumática.

 

Pues yo lo pasé muy mal, tuve mucho dolor ¿no era la subida de leche?

Pues sí y no. Cuando duele mucho y el pecho está duro como una piedra, el proceso de la subida de la leche se ha complicado y hablamos de ingurgitación.

La subida de leche es un proceso fisiológico mientras que la ingurgitación es una situación patológica y, como tal, causa dolor, mucho dolor.

Por diferentes motivos, la subida de leche se complica, el pecho se llena no solo de leche sino también de líquidos retenidos (edema) que lo complican todo. Dificultan que el bebé se pueda agarrar y pueda extraer la leche. Y si no se le pone remedio, la situación empeora con mucha rapidez.

Por ello hay que poner rápidamente manos a la obra:

  • Aplicar los masajes de presión inversa suavizante;
  • Aplicar frío para disminuir la inflamación;
  • Vaciar el pecho con frecuencia, ya sea con sacaleches o con el bebé;
  • Pedir al ginecólogo que te recete antiinflamatorios.

A pesar del dolor que causa la ingurgitación, la peor idea es dejar la lactancia en este momento o posponer las tomas. Como más rápido y metódicamente se aplican las medidas anteriores, más rápido se solventa la ingurgitación.

 

Tengo fiebre ¿es por la subida de leche?

La subida de leche puede causar un leve aumento de la temperatura corporal, febrícula. Pero cuando la temperatura corporal es de 38 ºC o superior hablamos de fiebre y en este caso, hay que actuar.

Habitualmente lo que causa la fiebre es sufrir una mastitis. Cuando dejamos de amamantar por el dolor que causa la ingurgitación se puede producir una inflamación en la glándula que puede acontecer en una infección.

Si aparece fiebre es muy importante vaciar el pecho con mucha más frecuencia, aplicar frío y descansar. Si la fiebre no disminuye o se mantiene más de 12 horas será necesario ir al médico para que nos recete antibióticos.

 

¿Qué puedo hacer para no tener una ingurgitación?

Hay factores que podemos controlar y otros que se nos escapan, pero en general podemos decir que: conseguir un agarre precoz después del nacimiento, promover que el bebé mame las primeras horas de vida, conseguir un agarre eficaz, no limitar las tomas ni el tiempo del bebé al pecho… pueden ser esenciales para evitar la tan temida ingurgitación mamaria.

 

Share

Un comentario sobre “¿Cómo puedo saber que me ha subido la leche?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *