Curar la herida de un mordisco

Curar la herida de un mordisco

Las heridas de los pezones producidas por mordiscos son habituales y suelen resultar complicadas de curar. Hablamos hace un tiempo de la terrible etapa de los mordiscos y creemos necesario ampliar el tema con las soluciones adecuadas para evitar que este tipo de heridas se infecten y causen mucho dolor.

 

En primer lugar, lo que debemos tener claro es que debemos actuar. La herida por sí sola no se va a cerrar y aplicar productos como la lanolina no nos va a ayudar en nada, solo a macerar la herida y no favorecer su curación.

 

Las heridas por mordiscos son complicadas de curar por diversos motivos:

  1. El bebé ejerce presión en cada toma sobre la misma zona
  2. Las bacterias de la saliva del bebé y los restos de alimentos que haya tomado comprometen que se curen con facilidad
  3. Al ser heridas que quedan en una zona caliente y húmeda tienen mucha tendencia a sobreinfectarse y tardar meses en curar si no se hace nada.

 

Curarlas no es complicado. De hecho, lo más simple y recomendable es usar lo que más a mano tenemos: agua y jabón neutro de nuestro bebé.

 

  • Aunque sean heridas muy pequeñas es necesario dedicarles atención.
  • Limpiarla a fondo varias veces al día (2 a 5 veces) con agua y jabón neutro, limpiando a conciencia las incisiones para que no queden restos de tejido o pus.
  • Una vez limpia la herida, secamos dando toques. Es muy importante usar papel y evitar usar las toallas de baño, que a pesar de que estén limpias siempre tienen una pequeña concentración de bacterias que pueden entorpecer la curación.
  • Seguir así unos días, normalmente entre 5 y 7 días la herida está casi curada o curada del todo.

 

Es importante seguir amamantando, a pesar del dolor, es muy importante seguir vaciando el el pecho con la misma frecuencia, ya que existe el riesgo de que se produzca una mastitis por falta de drenaje.

 

Si la herida no mejora o es grande, podemos consultar al ginecólogo o el dermatólogo para que, si lo cree adecuado, recete una crema antibacteriana tópica para aplicar en la zona afectada. En ese caso:

 

  • Si no hemos seguido el primer procedimiento, con agua y jabón neutro, lo aplicaremos durante 24 horas.
  • Después de estas primeras 24 horas, aplicaremos la crema indicada sobre la zona afectada.
  • La aplicaremos después de la toma, en cantidades muy pequeñas (la medida de una lenteja) y masajearemos para que se absorba.
  • No es necesario retirar la crema antes dar el pecho y en el caso de que sea indicado aplicaremos mucha agua en la zona de la herida y secaremos dando toques con papel sin restregar para no empeorar la situación.

 

Normalmente hasta las heridas más profundas se curan con mucha facilidad siguiendo este último método.

 

En definitiva, las heridas en el pezón además de ser dolorosas, pueden entorpecer seriamente la lactancia, por lo que hay que atajar el problema lo antes posible. Siempre que tengas dudas sobre heridas en el pezón acude a tu matrona para que pueda revisar la herida y pueda orientarte.

Share

Un comentario sobre “Curar la herida de un mordisco

  1. Mi hijo me hizo una herida, y pensé que ya se curaría sola. Pero, la herida se hizo cada vez más grande, asique acudí a mi matrona, para pedir ayuda. Me dijo que no le diera ese pecho durante tres o cuatro días, y que me diera la crema Purelan en la herida.
    Le comenté que me daba miedo no darle ese pecho durante tantos días, porque ya tuve problemas con un principio de mastitis y lo pasé fatal. Ella me dijo que no habría ningún problema, que al llevar más de un año dando el pecho, ya casi era imposible tener una mastitis.
    Esa misma noche me levanté con el pecho fatal, con unos bultos terribles. No le hice caso a la matrona. Con la ayuda de lactapp seguí dandole ese pecho y cuidandome la herida. Al final se me curó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *