¿El que no llora no mama?

¿El que no llora no mama?

lactapp_estas_blog

 

Seguro que habéis oído la frase: “el que no llora no mama”

¿Es necesario llorar para comer?, ¿sabes que lo bebés no tiene que estar despiertos para comer?, ¿Sabes cuál es el momento perfecto para acercar al bebé al pecho?

Te lo contamos hoy:

Los bebés muy pequeños –hasta los tres meses aproximadamente– no siempre están listos para mamar. Los bebés transitan por 5 estadios que podemos aprender a observar y que van muy relacionados con las señales de hambre del bebé. Los bebés se comunican y solo tenemos que aprender a atender qué nos están indicando.

Vamos a explicaros los 5 estados, lo que podéis detectar en el bebé y cuáles de estos estados son los ideales para que el bebé sea puesto al pecho:


Dormido:

Estado físico: el bebé está quieto, no se aprecian movimientos ni de los brazos ni de las piernas. Si movemos una de sus extremidades no presentará resistencia. La cara del bebé está relajada, no hay ninguna expresión en su rostro o son expresiones que duran segundos. Si se le roza la mejilla o los labios no ladea la cara, el reflejo de búsqueda no está activado, e incluso puede cerrar la boca aún más fuerte.

Respiración: el bebé respira con un patrón regular y profundo.

¿Puede comer?: No, en estos momentos no está listo para comer.

Adormecimiento:

Estado físico: el bebé empieza a desperezarse, por lo que se podrás observar que estira las piernas y los brazos, tiene un tono muscular más definido. Puede intentar abrir los ojos pero aún le pesan y los mantiene cerrados. Empieza a hacer algún ruido y presenta expresiones faciales. Si le rozas la mejilla se activa el reflejo de búsqueda.

Respiración: el patrón de respiración es menos profundo, bosteza.

¿Puede comer?: Sí, en este momento ya se le puede acercar al pecho y con facilidad va a empezar a buscar el pezón y a prepararse para comer.

Alerta tranquila:

Estado físico: el bebé está despierto, tiene los ojos grandes, brillantes, te observa fascinado. Su cara está relajada y no muestra expresiones de enfado ni preocupación. Si le tocas la mejilla puede tardar unos segundos más en racionar y buscar el pecho ya que está tan atento “al mundo” que está casi ensimismado.

Respiración: el patrón de respiración es pausado y relajado

¿Puede comer?: Sí, en este estado también puede comer y no debemos esperar demasiado porque en pocos segundos o minutos se puede enfadar mucho si no come.

Alerta activa:

Estado físico: el bebé empieza a mover las extremidades con más energía, su cara empieza a mostrar preocupación y desagrado, cierra los ojos y es posible que empiece a hacer ruidos más evidentes o incluso a sollozar. Las vocalizaciones son más agudas y nerviosas.

Respiración: la respiración se activa y el patrón es más irregular, se prepara para llorar en unos segundos.

¿Puede comer?: Puede si vas muy rápido. Si se altera mucho y para evitar que entre en el siguiente estado, intenta calmarlo un poco, meciéndolo o cantando para que se relaje y vuelva a aceptar el pecho.


Llanto:

Estado físico: el bebé tiene un alto tono muscular, se pone las manos cerca de la cara y mueve las piernas con instancia.

Respiración: llora desconsoladamente y respira de manera irregular.

¿Puede comer?: Es posible que tenga demasiado hambre y ya no encuentre el pecho. Puede estar dando cabezazos sobre el pecho y no encontrar el pezón de lo frustrado que está. Hay que actuar rápido e intentar calmarlo antes de acercarlo de nuevo al pecho. Muchos bebés después de usar tanta energía se duermen si comer, lo que en caso de bebés muy pequeños es absolutamente contraproducente.

 

 

Así que ya sabes, no es necesario que el bebé llore para que lo pongas al pecho, al contrario. Va mamar mucho mejor si lo pones cuando esté en adormilado o en alerta tranquila.


DESCARGA GRATIS la app de LactApp:
apple-store-logo-pngBotonesdescarga-01

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *