Las fases del absceso mamario

Las fases del absceso mamario

Los abscesos son la mayor complicación que puede vivir una madre durante su lactancia. El absceso se acostumbra a producir por la mala resolución de una mastitis, por esa razón es muy importante tratar de manera efectiva una mastitis o cualquier signo de infección en la mama.

Los abscesos mamarios tiene un tiempo de evolución, por lo que a veces resulta complicado determinar si el bulto que notamos en el pecho es o no un absceso. Hemos dividido la posible evolución de un absceso en cuatro fases diferenciadas e indicamos qué elementos las caracterizan y cómo podemos proceder: 

Fase 1

Qué se nota

  • Aparece un bulto de menor o mayor tamaño en cualquier área del pecho
  • Al tacto es consistente
  • El bulto no se modifica al dar el pecho
  • El dolor es leve o moderado
  • No hay fiebre
  • No se aprecian modificaciones en la piel del pecho

Qué hacer

  • Seguir amamantando
  • Observar si modifica su tamaño, lo que podría indicar que no es un absceso
  • Aplicar frío para que se desinflame
  • Comprobar que no aparezca fiebre

Fase 2

Qué se nota

  • El bulto sigue sin modificarse 72 horas después
  • Empieza a notarse más blando al tacto.
  • Puede aparecer fiebre
  • El bulto empieza a ser doloroso, o extremadamente doloroso
  • El bulto se aprecia a simple vista y la piel del pecho puede tomar un color amoratado/rojizo y brillante

Qué hacer

  • Si aparece fiebre acudir de inmediato al médico ya que se debe recibir tratamiento con antibióticos*
  • Aplicar calor húmedo para que vaya madurando

*Es muy importante ya que la evolución de los abscesos puede ser larga y si no se administran los antibióticos a tiempo, existe riesgo de infección generalizada.

Fase 3

Qué se nota

  • El bulto sigue presente
  • Al tacto fluctúa (tiene movimiento)
  • La inflamación y el bulto se aprecian a simple vista
  • No hay dolor
  • La piel aparece amoratada, muy roja
  • Y especialmente muy brillante
  • Puede parecer que la piel está a punto de romperse, como un tejido viejo que se rasga.

Qué hacer

  • Es importante seguir con los antibióticos
  • En este momento, tu médico procederá a eliminar el pus acumulado
  • Existen dos procedimientos: el de aspiración por aguja y la incisión (corte) en la zona
  • Si el procedimiento elegido es este último intentar que la incisión se realice lejos del pezón lo que va a facilitar el seguir amamantando al bebé

Fase 4

Qué se nota

  • Si se ha eliminado por punción la recuperación es inmediata y el amamantamiento muy sencillo. El bulto ha desaparecido pero se puede notar al tacto la zona encapsulada
  • Si se ha eliminado por incisión la herida es visible, en su interior habrán colocado un penrose (o tubería de drenaje) que va a evitar que la herida se cierre de manera inmediata. Al amamantar es posible que salga leche por la zona de la incisión. Aplica una gasa o similar para evitar que se derrame. Poco a poco la herida cicatrizará y se cerrará definitivamente

Qué hacer

  • Seguir tomando antibióticos hasta que el médico lo crea oportuno
  • Una vez acabado es recomendable complementar la dieta durante dos semanas con probióticos
  • Es muy importante seguir amamantando. Si no quieres seguir lo puedes dejar, pero sólo cuando hayas terminado de resolver el absceso
  • En el caso de que la zona de la incisión sea próxima a la areola hay que buscar posturas nuevas que permitan al bebé agarrarse
  • Si no se puede agarrar, deberás intentar extraerte leche a mano o con el sacaleches
  • Recuerda que las pastillas para “cortar” la leche no son efectivas en este caso
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *