La técnica jeringa-dedo | Métodos de suplementación

La técnica jeringa-dedo | Métodos de suplementación

Cuando un bebé necesita recibir leche, ya sea materna o artificial, suplementada, siempre pensamos en un biberón como la única manera de hacerlo. Y por supuesto que se puede ofrecer leche en un biberón, solo tenemos que saber los pros y los contras de cada método de suplementación. Como ya hemos hablado de la suplementación en biberón, vamos a hablar hoy de la técnica jeringa-dedo.

¿Qué ventajas tiene sobre otros métodos?

El método jeringa-dedo es ideal para entrenar la succión del bebé. Permite al bebé colocar la lengua en una posición bastante similar a la que haría si tomara el pecho.

Permite administrar la leche según el bebé va succionado, lo que garantiza que va a tomar la leche que necesita.

Además, es ideal en caso de bebés muy dormidos, ya que no es necesario que estén despiertos para poder succionar.

 

¿Qué necesito comprar?

Para realizar la técnica solo hace falta una jeringa sin aguja. Hay diversos tipos de jeringas que se pueden usar, desde las jeringas normales hasta las curvadas.

Las curvadas pueden ser un poco más complicadas de encontrar, ya que hay que pedirlas por internet, pero aseguran una administración de la leche más precisa. La principal dificultad es que tiene una capacidad muy limitada (12ml) por lo que hay que ir cargando la jeringa si el bebé tiene más hambre.

Las jeringas comunes son fáciles de conseguir y son baratas. Las hay de diferentes capacidades lo que puede hacer más simple la suplementación en el caso que el bebé tome cantidades más grandes de leche.

A estas jeringas comunes también se les puede incluir un adaptador suave de silicona* que permite que la experiencia sea más agradable para el bebé ya que la leche sale desde un punto más posterior dentro de su boquita acercándose más al punto al que llega el pezón cuando el bebé mama.

¿Le doy la leche solo con jeringa?

No, es importante que tenga el dedo en su boca. Y es que el dedo se asemeja al pezón y permite al bebé saber que tiene que tragar la leche. Sin el dedo en la boca es más fácil que se atragante o que no sepa succionar.

 

¿En qué casos?

La técnica es genial durante los primeros días de vida del bebé, cuando aún toma cantidades pequeñas de leche materna, también es perfecta para bebés que necesitan ser suplementados por estar muy dormidos o tener poca fuerza al succionar.

A pesar de que esté recomendado para esta primera etapa, se puede ofrecer leche al bebé tenga la edad que tenga. Muchas familias eligen este método cuando mamá vuelve a trabajar y el bebé no acepta otros métodos de suplementación.

 

¿Cómo lo hago?

Lávate las manos a fondo y recorta la uña del dedo que vas a usar para darle la leche.

Prepara la leche y la jeringa, siéntate con las piernas elevadas formando un ángulo, de manera que el bebé quede sentado en tu regazo cara a cara.

Si en esta posición no te sientes cómoda puedes usar una hamaquita, alguién puede sostener al bebé o incluso le puedes poner cojines en la espalda.

Lo importante es que el bebé quede en una posición sentada, con la cabeza más alta que el culete.

  • Con cuidado, y con la palma de la mano hacia arriba, introducimos el dedo meñique (o el que más se parezca al diámetro del pezón en la boca del bebé) en la boca del bebé.
  • Tenemos que llegar a tocar la parte superior del paladar, ya que al tocar este punto se activa el reflejo de succión del bebé.
  • Colocamos la jeringa en la unión de la comisura de los labios del bebé o en caso de ser una jeringa curvada, la introducimos en la boca del bebé situándola sobre nuestro dedo.
  • La lengua se situará abajo y se aplicará un poco de fuerza para que el bebé no cierre demasiado la boca.
  • Cuando el bebé empiece a succionar (notaremos los movimientos de la lengua desde la uña hasta la segunda falange) apretamos un poco para que le salga leche.
  • Veremos como va succionando y descansando, seguiremos su ritmo y sus pausas en todo momento para que pueda ir tomando la cantidad de leche que necesita.
  • Si la jeringa se termina, cargaremos más, y así hasta que ya no quiera más.

¿Lo puedo hacer yo o es mejor que lo haga otra persona?

Pues, como quieras. Da igual si lo quieres hacer tú o prefieres que lo haga tu pareja u otro familiar. Solo debes saber que no hay inconveniente ni vas a confundir al bebé si lo haces tú. Si tienes ganas de hacerlo o estás sola, adelante. Si el bebé está despierto busca contacto visual con él mientras le das la leche y cuéntale lo que estás haciendo para que esté relajado y tranquilo.

 

¿Tiene algún riesgo?

Los principales riesgos pueden ser:

  1. Hacer daño al bebé: cosa que se puede evitar si llevas la uña cortada y vas con cuidado al introducir en dedo en la boca y también si la jeringa se coloca en la comisura con cuidado.
  2. A que se acostumbre: si la administración de la leche es pausada y se intenta ofrecer siempre el pecho, el bebé no debería acostumbrarse a la jeringa. En el caso que se acostumbre podemos ofrecer al pecho con la jeringa cerca del pecho, e ir suplementado mientras mama, lo que le va a animar a ir tomando el pecho.

Os dejamos con este vídeo explicativo, que con imágenes siempre todo parece más simple.

*Si quieres más información sobre este tipo de productos, contacta con nosotras usando el apartado “Escríbenos” de la app.

Share

3 comentarios sobre “La técnica jeringa-dedo | Métodos de suplementación

  1. Buen día. Gracias por compartir esta información tan valiosa, de verdad se aprecia con todo el corazón, leyendo la información, encuentro este texto y me gustaría tener más aclaración del mismo: “Además, es ideal en caso de bebés muy dormidos, ya que no es necesario que estén despiertos para poder succionar.” En estos casos si el bebé está dormido, no hay riesgo de asfixia, ya que no estaria alerta al momento de tragar? Gracias por su respuesta
    Yeniffer

    1. ¡Hola! Gracias por escribirnos, las consultas de lactancia las puedes hacer a través de la app, puedes buscar en la sección correspondiente, y si no lo encuentras pulsa el botón escríbenos y una experta en lactancia te responderá en breve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *