Frenillo lingual corto: qué es y cómo intervenirlo

Frenillo lingual corto: qué es y cómo intervenirlo

Anquiloglosia significa literalmente lengua atada o anclada. La lengua se encuentra anclada en el suelo de la boca y el bebé es incapaz de realizar los movimientos adecuados que le deberían permitir mamar de manera eficaz y sin comprometer el bienestar de su madre.

¿Dónde está localizado el frenillo lingual y para qué sirve?


El frenillo lingual debería estar insertado dentro de la lengua. En el caso de los bebés con frenillo lingual corto observamos el frenillo en una posición anterior, es decir, sobresalede la lengua, y esto puede causar dificultades en la succión y la deglución del bebé.

¿Por qué se produce?

Algunas teorías apuntan que en etapas embrionarias y durante la separación de los músculos hiogloso y geniogloso de la lengua, esta se produce de manera incorrecta (o es un defecto a nivel genético), quedando así el frenillo fuera de la lengua y “atándola” al suelo de la boca de manera excesiva, lo que impide los movimientos de protusión, elevación, lateralización y acanalamiento.

Todos estos movimientos son necesarios para que el bebé pueda mamar de manera placentera y eficaz, y para que, posteriormente, al iniciar la alimentación complementaria pueda realizar los movimientos necesarios para ensalivar y tragar el bolo digestivo.

Recientemente, se ha difundido información sobre que el frenillo lingual corto puede estar causado por una ingesta excesiva de ácido fólico durante el embarazo. No existe todavía ninguna evidencia científica al respecto y, además, es temerario desaconsejar a las madres su ingesta.

¿Qué pasa hoy en día con los frenillos cortos?

Para empezar, no debemos olvidar que la lactancia es cosa de dos y, en muchas ocasiones, un bebé con frenillo lingual corto puede no manifestar ninguna dificultad para agarrarse, succionar y deglutir la leche, y que tampoco cause dolor ni malestar a su madre.

Sin embargo, en los últimos años, parece que todos los bebés tengan el frenillo lingual corto y esa sea la causa de todos los males. En realidad, todos los bebés no tienen porqué experimentar esta dificultad, aunque es cierto que muchas de las madres que tienen dificultades en su lactancia, acaban descubriendo que su bebé ha nacido con un frenillo lingual corto

.

¿Todos los bebés tienen frenillo corto?

La anquiloglosia no es ninguna novedad. Lo que ha sucedido es que, simplemente, esta situación había sido casi olvidada a causa de la aparición y generalización de las leches artificiales como modo de alimentación infantil, la pérdida de la cultura de la lactancia y los bajos índices de lactancia materna. En los últimos años, se ha retomado y estudiado de manera científica las implicaciones de un frenillo lingual corto, y esto ha sido posible gracias a varios factores, como una mayor investigación de la succión y de las situaciones que la comprometen, un retorno a la cultura de la lactancia y un aumento exponencial de las madres que amamantan.

¿Un tipo 4 es más grave que un tipo 1?

Cuando hablamos de tipos no hablamos de gravedad, los tipos nos sirven para tener una referencia y poder disponer de una descripción común y entender de qué tipo de frenillo hablamos.

Tipo 1 anterior: la inserción del frenillo se produce en la punta de la lengua. Cuando el bebé llora, la lengua tiene forma de corazón o parece bífida, ya que el frenillo tira de la punta de la lengua hacia el interior de la boca.

Tipo 2 anterior: la inserción del frenillo se produce unos milímetros más atrás que el tipo 1. La lengua no se suele ver bífida, pero cuando el bebé llora, se puede observar que la punta de la lengua desciende hacia abajo.

Tipo 3 posterior: este tipo de frenillo, al igual que el tipo 4, tiene lo que llamamos un componente submucoso. Cuando el bebé llora, visualmente, la lengua se asemeja a un bloque o la lengua se eleva de los laterales y se hunde del centro, creando una concavidad.

Tipo 4 posterior: no hay frenillo visible. Por el contrario, se observa la lengua completamente anclada al suelo de la boca. Al igual que el tipo 3, se visualiza una lengua compacta en forma de bloque y cuando el bebé llora, la lengua no se eleva.

¿Qué puede pasar si nuestro bebé padece alguno de estos tipos de anquiloglosia?

Es importante señalar que sufrir un tipo u otro de anquiloglosia no supone, a priori, mayor o menor dificultad para mamar. Sin embargo, esta clasificación nos permite entender de qué tipo de frenillo hablamos. Un frenillo lingual corto puede causar (o no) las siguientes dificultades al bebé durante su lactancia y en otros ámbitos de su vida:

  • Succión ineficaz, mala transferencia de leche, agarres compensados que suponen, normalmente, una escasa ganancia de peso y que a la madre le pueden acarrear dolor durante el amamantamiento, grietas, mastitis de repetición…
  • A medida que el niño crece, se puede dar una mala oclusión dental, dificultades logopédicas, estos bebés suelen ser respiradores bucales y esto puede causar inflamación de vías respiratorias: amigdalitis, faringitis, bronquitis, etc.

¿Qué hacer?


Una madre que ha detectado uno de estos tipos de frenillo se pregunta ¿hay que intervenir siempre? Valorar un frenillo lingual corto como único causante de las dificultades es una visión sesgada, de la misma manera que lo es evaluar sólo el agarre y la postura del bebé al mamar.

Así pues, antes de intervenir el frenillo, sería necesario revisar siempre detalles vitales para el buen transcurso de la lactancia, valorar el agarre y la postura de la madre para ver si podemos conseguir así mejoras significativas: boca bien abierta con los labios evertidos, la nariz y el mentón tocando el pecho, la madre y el bebé muy pegados, buscar la alineación oreja-hombro-cadera del bebé, intentar posturas de agarre biológico, mantener un agarre palmar del pecho…

Si tras todo esto, y con la ayuda de una asesora, IBCLC o matrona, las dificultades no mejoran, el siguiente paso sería valorar si es oportuno intervenir la anquiloglosia. Como hemos comentado, la anquiloglosia no sólo puede afectar la lactancia, sino que puede suponer repercusiones posteriores. Con toda la información en sus manos, deberían ser los padres quienes decidan qué quieren hacer: si prefieren intervenir el frenillo corto o no intervenirlo.

¿Cómo son las intervenciones sobre el frenillo lingual corto?

Los tipos 1 y 2 se seccionan mediante un ligero corte ambulatorio. El cirujano protege la lengua con una sonda acanalada que deja visible el frenillo y realiza un corte sobre el mismo con unas tijeras romas. El corte apenas sangra, ya que el frenillo apenas está irrigado. Inmediatamente después del corte, la madre amamanta de nuevo al bebé.

Los tipos 3 y 4 algunos requieren sedación y, por esa razón, sus intervenciones se realizan en quirófano. El corte puede ser romboidal con tijera o con bisturí eléctrico que corta a la vez que cauteriza. En menos de 10 minutos todo ha terminado y el bebé es devuelto a su madre para que sea amamantado. Cabe señalar que en estos momentos, en Barcelona, se empiezan a intervenir los frenillos tipo 3 y tipo 4 en consulta sin necesidad de sedar al bebé.

¿Qué sucede tras la intervención?

Las madres pueden notar una succión diferente y menos dolorosa inmediatamente después de la intervención. Sin embargo, los bebés tardan un tiempo en acostumbrarse y volver a aprender a mamar, incluso, a veces, la mejoría no resulta tan evidente. Por ello es de vital importancia en los tipos 3 y 4 realizar ejercicios posteriores a la intervención, a fin de evitar adherencias y que el frenillo vuelva a aparecer.

Recordemos

Podríamos resumir que el frenillo corto puede causar dificultades en la lactancia y, a posteriori, otros trastornos, por lo que resulta necesaria una evaluación específica del frenillo corto en la pareja madre/bebé que presente obstáculos en la lactancia. Cuando observamos una toma, deberíamos ir mucho más allá de la simple verificación de un buen agarre y una buena postura, puesto que la lengua es uno de los primeros motores de la lactancia y debe funcionar perfectamente a fin de conseguir una lactancia placentera y eficaz tanto para la madre como para el bebé.

Pediatras especializados y pioneros en el corte de frenillo lingual corto

Dr. Luis Ruiz
Centro: Gavà Salut Familiar (Barcelona)
Web: http://www.gavasalutfamiliar.com

Dr. José Parri
Centro: Institut de Malformaciones Faciales Dr. Parri (Barcelona)
Web: http://www.malformacionesfaciales.es

Dr. José Briz Manzanares
Centro: Hospital San Francisco de Asís (Madrid)
Web:http://www.hsfda.com

Dr. Albert Montaner
Centro: Hospital Universitari Quirón Dexeus Barcelona
Web: http://www.quiron.es/es/barcelona_dexeus/pediatria

Share

13 comentarios sobre “Frenillo lingual corto: qué es y cómo intervenirlo

  1. Muy buen artículo, mi bebe tiene un frenillo tipo 3. Me pueden explicar los ejercicios posteriores a la intervención y si hacerlos puede evitar la misma. Gracias

  2. Mi bebé tiene frenillo tipo 1, ya tiene 6 meses y no ha ganado mucho peso (6800 g ), empezamos con la alimentación complementaria y he notado que no traga bien, además cada vez toma menos cantidad de leche del biberón (3-4 onz). Estoy preocupada, no sé qué hacer. Debo o no hacer que intervengan a mi bebé?

    1. Hola,
      Los bebés con frenillo lingual corto pueden tener problemas de deglución o deglución atípica y tener muchas dificultades para poder tragar.
      Un frenillo tipo 1 es muy simple de resolver y la movilidad de la lengua mejora muy rapidamente.

      saludos

  3. Hola. Yo sé, que mi bebé de 2 semanas tiene frenillo, aun no tengo claro el tipo. No doy pecho. Qué debería hacer? Porque ahí no puedo ver problemas por el agarre ni nada. Y los problemas de frenillo ya sabemos que van mucho más allá de la lactancia

    1. Hola Laura,

      Es cierto que el frenillo lingual corto puede tener otras implicaciones fuera de lactancia. No es fácil valorar qué debes hacer y más si la lactancia no es un problema. No sé si tienes algún experto cerca que pueda evaluar si existe una restricción del frenillo y os puede ayudar a decidir qué hacer.
      Un saludo

  4. Hola, estaba buscando info sobre el tema y he llegado a este artículo… mi bebé va a hacer 5 meses y me han empezado a doler los pezones, como irritados y a veces sonrosados. Los principios de la lactancia fueron duros: mal agarre, perlas de leche, raynaud… una asesora de lactancia nos corrigió y dio pautas para el agarre y mejoró bastante aunque los episodios de dolor iban y venías. Pero dijo que el frenillo estaba bien. Sólo un pediatra en una revisión hizo referencia a que veía algo corto el frenillo pero como la lactancia ya iba bien…
    El caso es que siempre estuve con la duda de si mi bebé tiene problemas en el frenillo y esa es la causa de todo lo pasado y los dolores de ahora…
    Pero no sé dónde acudir, no tengo grupo de lactancia, mi pediatra no le da importante y mi matrona… mejor lo dejamos.
    Alguna referencia de dónde puedo acudir? Somos de Albatera provincia de Alicante.
    Muchas gracias

  5. Hola, mi asesora de lactancia ha detectado a mi bebé de 5 semanas el frenillo corto. La lactancia no está teniendo ningún problema, y está ganando muy bien peso, pero las tomas las hace cada dos horas como mucho, y suele tragar aire que hace que se pase las horas apretando como si estuviera estreñida (aunque sus cacas son frecuentes y normales). ¿Recomendarían la intervención en este caso? Gracias

  6. Hola mi bebé de dos meses tiene el frenillo corto y succiona muy fuerte, por lo que tengo grietas desde que nació en un pecho. En el otro se prende mejor, hace tomas eficientes porque engorda bien, y cuando hace un buen agarre no parece haber problema. Debería considerar la intervención antes de los 12 meses?

    1. Lo siento pero no respondemos consultas desde el blog. Por favor, entra en la app de LactApp y contacta con nosotras desde ahí para que nuestro equipo de expertas pueda resolver tu consulta de forma personalizada. Ya sabes que la app es gratuita y puedes descargarla desde Apple Store o desde Google Play. Un saludo!

  7. Muy buen articulo y muy bien explicado todo.
    Sólo un apunte a corregir, el Dr Albert Montaner está jubilado desde este pasado mes de julio. He sido durante 11 años su enfermera y ahora estoy de baja por maternidad. De su mismo equipo visita en la misma calle Anglí y en el mismo despacho el Dr. Xavier Tarrado, que también realiza este tipo de intervención (Trabajo con él y sin duda, trabaja excelentemente bien, de ahí a que lo recomiende)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *