Mi experiencia con la lactancia: Obtrucción, mastitis y abceso con final feliz

Mi experiencia con la lactancia: Obtrucción, mastitis y abceso con final feliz

Me animo a contar mi experiencia con la lactancia ya que tal vez pueda animar a alguna mamá que lo esté pasando mal porque aunque el principio para mí fue duro e intenso, al final todo se soluciona.

Comencé con una ingurgitación que no supe afrontar, mi hija lloraba y no conseguimos que se enganchara en demasiadas horas. Visitamos urgencias y unas enfermeras me enseñaron a extraer leche manualmente, fue genial, a mi no me salía por más que lo intentaba y así pude aprender. Pero resultaba que las tomas no eran efectivas, mamaba durante más de una hora y a los 10 minutos estaba desesperada por volver a comer…

A los pocos días, en plena época de grietas y sangre, tuve una obstrucción en el pecho izquierdo. Apliqué todos los trucos para vaciar ese pecho y nada funcionaba. Visité matronas, grupos de lactancia, los días pasaban, pedía ayuda y el pecho no se vaciaba ni siquiera un poco. Algo no iba bien pero me decían que era  primeriza, lo cual es cierto, pero algo no iba bien. En todo esto, la peque no ganaba peso, tardó 15 días en volver al peso del nacimiento, ¿sería consecuencia de las tomas eternas y seguidas?

A las dos semanas de la obstrucción llegó la mastitis. Antibióticos y las indicaciones de siempre: masaje y calor. Yo seguía buscando ayuda, sabía que tenía que perfeccionar la postura o algo, ya que mi hija seguía con tomas eternas. Al finalizar el tratamiento del antibiótico, la mastitis remitió pero la obstrucción seguía. Tres días después, volvió la mastitis. De nuevo antibiótico y seguir con masaje y calor.

En este punto yo me sentía en el límite. Las mastitis me tenían hecha un trapo, las heridas en el pecho izquierdo (¡y la infección!) hicieron que dejase de dar ese pecho. Daba de mamar con el derecho y me sacaba con el sacaleches cada dos horas para ir vaciando lo justo. Cada dos horas las 24 horas del día durante 10 o 15 días. Ahí mi hija tenía 5 o 6 semanas.

Coincidió que eran las fiestas de Navidad y fuimos a pasarlas con nuestra familia, en otra zona del país. Recién llegados (yo en mitad de mi tratamiento de la segunda mastitis), me levanté por la mañana con el pecho horrible, feo, morado. Nos fuimos a urgencias. Era un absceso, me hicieron operación de urgencia y ahí se me abrió el mundo.

Es cierto que la herida tras un absceso es incómoda pero después de las 7 semanas que llevaba, me sentía muy liberada y no me molestó nada. Di el pecho justo después de la operación y por fin supe lo que era dar de mamar sin dolor.

Soy consciente de que lo que me pasó no es común, seguramente tendría algún nódulo, calcificación o lo que sea en un conducto previo al embarazo que propició esa obstrucción que no se vaciaba. De hecho en el embarazo tuve una perla de leche…
Cuento mi caso no para asustar, si no para que se sepa que se soluciona, que se puede y que no significa que después se tengan más problemas. Yo siempre quise dar el pecho e iba con los deberes hechos (libros, webs y conferencias aprendidos de inicio a fin) y esto fue clave para conseguir una lactancia exitosa ya que me dió confianza en mí misma. Escribo esto en el segundo aniversario de la operación y desde la operación hemos pasado solamente un principio de obstrucción que se ha solucionado en pocas horas, como debe ser. Mi hija tiene 26 meses y sigue mamando mucho. 

Dentro de poco la lactancia acabará (hace tiempo que siento que para mí ya es una etapa pasada) y no puedo estar más satisfecha de lo que las dos (y mi marido, ¡pilar fundamental!) hemos conseguido.
Leyre T.
@leyretrg
*Adjunto foto dando pecho dos días después de la operación y otra de mi peque dormida sobre el pecho, un mes después de la operación. 
Share

2 comentarios sobre “Mi experiencia con la lactancia: Obtrucción, mastitis y abceso con final feliz

  1. Que alegría q tu caso haya terminado bien pero no me parece aue tengamos que pasar por tanto dolor para llegar a un abceso, los profesionales sanitarios no hacen frente a estos problemas
    Yo estube muy mala, mi bebe nacio el 9 de junio y era mi segunda hija pero desde el primer dia tenia grietas sali del hospital con grietas sangrantes lloraba en cada toma parecian interminables y alos 5 dias fui a un grupo de apoyo me dijeron que tenia frenillo lingual tipo 2, fui ala peditra para que me derivaría al especialista y nada no me tomo encuenta me dijo q solo daba citas en caso de fuerza mayor(deseperada y mis grietas sangrantes) SEGUI asi matrona agotamos todo osteopata, parches, balstoestimulina xq no me cicatrizaban a pesar de estar 2 semans sin dar el pecho y sacandome con sacaleches y volvia a intentarlo y otra vez me levantaba la piel y volvia acarreando engurgitacion de los 2 pechos, mastitis, perla en el pezon, obstruccion iendo a grupos de lactancias, matronas de pago,
    A todo esto la pediatra me decia q debia darle biberon me liaban con la medidas de las tomas de mi propia leche materna por que no ganaba peso y me aferre tanto q yo queria darle pecho pero ella no, ( tenia mucha leche) hasta cuando mi matrona le envio un informe y ahy me dio cita preferente y esperando la cita con ilusion y ansias el especialista uno de los mejores cirujanos me dice q mi niña tiene la lengua corta q lo sentia mucho sali envuelta de desilusion era mi ultima esperanza pero volvi a contactar con el grupo de lactancia y contactamos con un medico de cabecera de un pueblo q hace estos cortes sin anino de lucro solamente ayuda a madres como yo
    Me dio cita para el dia siguiente y fuimos y confirmo el frenillo claramente le hizo el corte y me lo puse en el pecho que tenia peor y no senti nada ni dolor ni nada me eche a llorar de alegría por fin sabia lo que era dar el pecho sin dolor esto fue el 16 de agosto desde ayi no tengo problemas de nada mi hija ahora tiene 6 meses y feliz de haberlo conseguido
    Doy mi testimonio por q habemos mujeres q ahy afuera x ser primeriza o ya ni eso q no nos toman en cuenta y no hacen frente alos problemas no saben y cada uno te dice una cosa totalmente diferente
    Un beso y animo.

    1. Totalmente de acuerdo, lo que más sentí en aquella época era incomprensión y soledad. Sólo hubo un grupo de apoyo a la lactancia en el que sentí que no era una exagerada ni una irresponsable por querer seguir adelante. En mi caso solo bastaban unos segundos en una ecografía. Siento que lo hayas pasado tan mal.
      Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *