Esto fue lo que pasó en el encuentro de destete | Desayunos LactApp

Esto fue lo que pasó en el encuentro de destete | Desayunos LactApp

La pasada semana tuvimos el placer de reunirnos con madres y hablar del temido destete. Como siempre, fue un placer hablar con vosotras, conocer vuestras impresiones, expectativas y reflexiones alrededor de la lactancia y, por supuesto, de LactApp.

Todo lo que comienza… acaba.

Por fin hemos conseguido establecer la lactancia, por fin nos funciona. Ya conocemos mucho a nuestro bebé, sabemos cómo reacciona (casi siempre), hemos pasado más de una crisis de lactancia, hemos sufrido y superado muchas etapas, dudas, inseguridades… y, ahora, una nueva nube nos sobrevuela: el destete. Y volvemos a llenarnos de dudas.

 

Durante años, la lactancia ha sido una etapa que duraba pocos meses y, cuando se decidía destetar, este proceso era relativamente sencillo. Se pasaba al biberón y punto. Pero ahora las lactancias vuelven a ser más largas, porque superan los primeros obstáculos y las madres están cada vez más informadas, el entorno es cada día un poco más favorable y los recursos se han multiplicado. Y cuando llega la hora de plantearse el destete, cada uno a su manera y según sus circunstancias, resulta que no es tan fácil terminar lo que ahora sí funciona.

 

“No sé si destetar”

 

Cuando buscas información sobre si destetar o no a tu bebé, lo único que encuentras son pasos y guías para conseguirlo de la manera más respetuosa posible y, con suerte, algunas experiencias que otras madres han compartido. Una de las reflexiones importantes que sacamos de este encuentro con madres es que la información que falta es la que te permite tomar la mejor decisión. Las madres se informan mucho, antes y durante los procesos de la maternidad. Y, por supuesto, el destete es una etapa para la que quieren estar preparadas. Queremos saber si destetar o no; saber si realmente queremos hacerlo o simplemente estamos demasiado cansadas y lo que necesitamos es descansar. Saber si el destete es necesario o evitable según la situación de cada una. Como siempre, una lección que nos llevamos.

 

“Quiero saber cómo destetar”

 

Cada una tiene sus experiencias propias, incluso el conocimiento de cómo reacciona nuestro hijo ante otras situaciones similares que ha vivido hasta la fecha.

Igual que tenemos una guía muy clara sobre cómo iniciar la lactancia y establecerla con éxito, queremos saber cómo se hacen los pasos para dejarla del mejor modo posible. Y lo que nos encontramos son muchos juicios de valor, tanto entre madres como de parte de los profesionales, que nos dicen muy claramente lo que está bien y lo que no. Aunque lo que esté bien no sea factible o no funcione en absoluto en nuestro caso.

 

“Tengo mucho miedo a destetar”

 

Como cualquier etapa nueva de nuestra maternidad, nos llenamos de dudas e inseguridades. La falta de información y de referentes hace que nos enfrentemos a una etapa totalmente desconocida. Las mayores dudas están relacionadas con cómo va a reaccionar nuestro bebé y esto se convierte en una incertidumbre absoluta, porque nadie nos puede asegurar nada. Pero no solamente esto, también tememos la reacción que esto puede causar en nuestros pechos y queremos evitar la temida mastitis tras un destete abrupto.

 

“No sé cómo lo haré sin la teta”

 

A pesar de todas las críticas que tiene la lactancia, las madres lo tenemos muy claro: la teta es mucho más que alimento, porque nos permite calmar a nuestros pequeños en cualquier situación, nos ayuda a relajarlos, dormirlos, curarlos… ¿Qué haremos sin este gran recurso? El hecho de plantear el destete, no solamente implica que cambiamos la manera de alimentarlo, implica que modificamos la manera de solucionar la mayoría de situaciones del día a día y esto, evidentemente, causa desconcierto.

 

“¿Podré volver atrás?”

 

Otra duda común ante un cambio tan grande es saber si será reversible, y esta cuestión también la desconocemos. Es posible que intentemos destetar y que cuando querramos volver a recuperar la lactancia esto ya no sea posible porque nuestro pequeño ya se haya olvidado de cómo mamar. Esto hace que la decisión de si destetar o no se haga aún más grande y quizá nos haga posponer la decisión hasta que estamos demasiado cansadas.

Pero claro, es una situación totalmente comprensible, es una decisión que marca un antes y un después en la relación con nuestros hijos y que muchas veces tomamos nosotras de forma unilateral.

 

“El miedo a que se destete el bebé”

 

A veces, las dudas sobre el destete no van relacionadas con la madre sinó que están enfocadas a la posibilidad que sea el bebé el que decida que se ha terminado. Como siempre, hay que recordar que la lactancia es cosa de dos y que igual que puede ser la madre la que decida que se ha terminado, también puede ser el bebé el que decida que no quiere seguir. No siempre es fácil que la decisión sea común y que a los dos les parezca bien finalizarlo al mismo tiempo.

 

En resumen, como siempre las madres nos enseñan que nuestro papel no está en ser promotoras de lactancia, sino en ser facilitadoras que las ayuden y acompañen sea cual sea su momento, proceso o expectativas.

Este encuentro nos ha ayudado mucho y nos permite seguir trabajando para mejorar el contenido de LactApp para que cada vez se acerque más a las necesidades de las madres.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *