Señales de alerta en un bebé de menos de 15 días

Señales de alerta en un bebé de menos de 15 días

Al inicio de la maternidad y la lactancia todo es nuevo, por lo que es muy fácil no reconocer señales de alerta, y es que distinguir lo que es normal de lo que no lo es puede ser bastante complicado. ¿En qué situaciones deberías acudir al pediatra? Pues ante cualquier duda o miedo que surja y en las que vamos a exponer aquí:

 

El bebé duerme mucho o no se despierta

 

La lactancia funciona a demanda a partir de que el bebé ha recuperado el peso del nacimiento. En este momento ya está fuerte y podrá demandar lo que necesite. Sin embargo al inicio, ya sea porque pesa poco, porque ha nacido prematuro o porque es un “bello durmiente”… puede dormir más que comer y eso es un pez que se muerde la cola. Al dormir tanto no comen y como no comen, duermen. Lo de “si tiene hambre ya llorará” no se aplica al principio de la vida. Que un bebé duerma aparentemente tranquilo no quiere decir que esté satisfecho.

 

Así que, al principio es mejor marcar las tomas para que el bebé haga de 8 a 12 tomas en 24 horas.

 

Ha pedido más de un 10% de su peso

 

Normalmente cuando un bebé ha perdido más del 10% del peso ya sale del hospital con la indicación de tomar suplementos.

 

Cuando hablamos de suplemento siempre pensamos en leche artificial, en un biberón. Pero no tiene por que ser así. La primera opción de suplementación es leche materna extraída, si puedes y quieres sacarte leche, ésta es la primera opción.

 

Un bebé que ha perdido tanto peso necesita mucha leche para ir recuperando, estar piel con piel lo máximo posible y, en el caso de que no tenga fuerza para mamar, diferir la lactancia hasta que tenga más energía.

 

Tiene 5 días y aún no ha empezado a ganar peso o sigue perdiendo

 

Los bebés pierden peso hasta el tercer día de vida aproximadamente y es a partir del quinto que empiezan a ganarlo.

 

Las primeras 6 semanas ganan unos 20-30g por día. En el caso que esto no esté pasando y el bebé siga perdiendo peso hay que intervenir: hay que valorar el agarre del bebé, la frecuencia de las tomas, la técnica de la madre y valorar las diversas circunstancias que pueden acarrear una bajada de producción de leche.

 

Si el bebé no hace caca cada día (y sólo toma lactancia materna) esto nos indica que está comiendo poco y debe aumentar la ingesta de leche. Esperar sin hacer nada suele ser contraproducente ya que la pérdida de peso suele aumentar.

 

Tiene más de 4 días y no hace caca

 

Si el bebé sólo toma leche materna sin ningún tipo de suplemento debería hacer al menos 3 cacas de la medida de una cucharada sopera al día. Si las deposiciones son más pequeñas no cuentan. Un bebé que hace poca caca es posible que no esté comiendo lo necesario. Así que será importante valorar la evolución de peso y ver si debe tomar más leche.

 

En el caso que haya tomado ni que sea un suplemento de leche artificial el ritmo de las

deposiciones puede variar e inducir a error.

 

Tiene más de 4 días y deja marcas naranjas en el pañal

 

Las marcas anaranjadas en el pañal se producen a causa de la alta concentración de la orina y de la aparición de cristales de uratos.

 

Los uratos son habituales los primeros dos días de vida, luego pueden indicar que el bebé necesita recibir más leche. Si los uratos no cesan no dudes en consultar al pediatra.

 

Llora todo el rato

 

Los bebés lloran y lo hacen para comunicarse. Que un bebé llore en determinados momentos del día y de la noche es algo habitual y sin más importancia. Pero si el bebé llora todo el día o llora inconsolablemente cuando quiere mamar no dudes en consultar a la comadrona para que pueda observar al bebé y una toma completa.

 

No se agarra al pecho

 

Ya se haya agarrado previamente o no se haya agarrado nunca está situación requiere una evaluación por parte de la comadrona y el pediatra.

 

Un bebé que muestra muchas dificultades para mamar y sólo toma pecho puede bajar mucho de peso lo que es totalmente contraproducente.

En estos casos la primera opción es siempre extracción de leche materna y suplementación con un método poco invasivo.

 

Tiene 15 días y no ha recuperado el peso del nacimiento

 

La lactancia materna es maravillosa pero los bebés tienen que ganar peso. Si no lo hacen o sólo aumentan de talla no podemos esperar o tomarnos el tema a la

ligera. De nuevo la primera opción es simple: iniciar la suplementación con leche materna extraída.

 

Si el bebé hace caca (más de 4 o 5 al día del tamaño de una cucharada sopera) pero no gana peso, sería ideal acudir al pediatra para valorar qué el bebé no tenga una infección de orina que suele asintomática.

 

Vomita todo lo que come

 

Si realmente vomita todo lo que entra en forma de escopetazo, lo ves cada vez más débil y alteragado no dudes en ir lo más rápido posible a un servicio de urgencias.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *