6 formas de conseguir más leche

6 formas de conseguir más leche

En muchas ocasiones sería genial que los bebés llegaran de fábrica con un manual de instrucciones o un traductor incorporado. A veces, hacen cosas que nos parecen muy raras y nosotros hacemos una traducción personal de lo que nos están queriendo decir. Y estas “traducciones” libres que hacemos de sus comportamientos pueden no ser del todo exactas.

Quizá no te has dado cuenta pero nos han inculcado dos miedos: el miedo a no tener leche suficiente para el bebé y el miedo a dejar al bebé con hambre. Un bebé llora por mil cosas, entre ellas el hambre; pero no siempre que llora lo hace por hambre. Y en el caso de tener hambre, y aunque no deberían llorar saben exactamente lo que deben hacer para conseguir toda la leche que necesitan.

Los aumentos de demanda del pecho, suelen tener siempre una razón. Es posible que coincidan con la crisis de demanda de los 15 días de vida, puede ser que estén malitos o necesiten más “mami” por lo que sea. Lo que es realmente fantástico es darse cuenta de cómo lo hacen para aumentar la producción de leche. ¿Cómo consiguen aumentar la producción? Aquí tienes algunas ideas para comprender cómo lo hacen:

Aumentar el número de tomas

Lo más habitual que puede hacer un bebé para conseguir más leche es mamar más. El pecho funciona al contrario de tu banco: cuánto más sacas, más tienes.

El pecho tiene un sistema para saber si falta producir más leche o no. Cuando el pecho está suficientemente lleno, segrega una proteína llamada FIL (Factor Inhibidor de la Lactancia) con el que entiende que por el momento no hace falta producir más. Cuando el bebé mama, lo primero que desaparece es esta proteína, así que la reacción del cuerpo es producir más leche para que no falte.

Así que un bebé que se dedique a mamar con ganas, va a conseguir aumentar sí o sí la producción de leche de su madre.

 

Llorar y estar nervioso

La segregación de oxitocina (la hormona que se encarga de vaciar los alvéolos mamarios donde se fabrica la leche) no solo se pone en marcha cuando el bebé succiona. Se activa cuando olemos, pensamos u oímos al bebé llorando.

Cuando un bebé llora, el pecho se pone inmediatamente a fabricar leche. Hay que alimentar al bebé, calmarlo y conseguir que no llore.

Así que cuando un bebé, ya sea porque no se encuentra bien o porque necesita más leche, llora y se muestra inquieto, la glándula responde a esa demanda produciendo más leche.

 

Ir de teta a teta

Cuando se estimulan los dos pechos a la vez el cuerpo recibe este doble impulso aumentando la cantidad de leche.

De la misma manera que cuando damos el pecho y aprovechamos para sacarnos leche, conseguimos una mejor extracción y conseguimos más leche.

 

Mamar poco rato y de manera frecuente

Mamar tomando chupitos también es muy efectivo. Cuando un bebé mama, desencadena que la madre tenga una descarga de prolactina en su sangre. Estas descargas son como picos, aumentan y descienden con relativa rapidez en la sangre. Si el bebé mama poco rato y muy seguido consigue producir muchos picos de prolactina que aumentarán en consecuencia la producción de leche.

 

Mamar por las noches

Las tomas nocturnas son agotadoras aunque extremadamente útiles. Para el bebé mamar de noche es algo parecido a hacer el pedido de leche para el día siguiente. Como más mama de noche más leche se asegura.

En muchas ocasiones, cuando un bebé menor de 4 meses, duerme mucho por las noches deja de aumentar de peso o se estanca. En el momento en que la madre pauta de nuevo la demanda del bebé, le despierta y le ofrece pecho, el aumento de peso se normaliza.

 

Sintonizar

Cuando  un bebé nace sus estructuras orales le permiten mamar: la lengua ocupa gran parte de la boca, tiene unas mejillas redondas que le ayudan a estabilizar el pezón en la boca. Su epiglotis está en una posición más alta que la que tiene un adulto lo que le permite mamar, respirar y tragar al mismo tiempo.

A medida que crece su boca también lo hace y eso dificulta poco a poco poder mamar con eficacia. Para compensarlo y aumentar la leche que toman lo que hacen es sintonizar el pezón contrario del que maman. Es una acción que suele poner nerviosas a la mayoría de madres pero que a ellos les va de maravilla para tomar un extra de leche.

 

Quizá te preguntas cómo conseguir el mismo efecto con sacaleches (ideal para la vuelta al trabajo)

El hecho de comprender mejor la manera en que los bebés consiguen aumentar la producción de leche, podemos usar esa información para utilizar el sacaleches de forma más eficaz. Más info sobre cómo conseguir más leche con el sacaleches en este artículo.

 

*Es importante saber que si el bebé no tiene un buen agarre, es posible que tenga dificultades para extraer leche suficiente. Si crees que no produces bastante leche o que el bebé tiene dificultades para conseguirla, no dudes en acudir a tu comadrona, IBCLC o grupo de apoyo para que puedan ayudarte a valorar una toma.


TEST: entra en la app < desliza la pantalla hacia a bajo < apartado test < ¿Mi bebé mama bien?

CUPONES DESCUENTO: recuerda que en apartado de productos tienes descuento directo en productos para la lactancia, aprovéchalos

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *