Mi teta chicle y la maldita mosca

No todo el mundo comprende por todas las cosas por las que puede pasar una madre lactante. Pero entre nosotras, independientemente del lugar en el que vivamos, la edad de nuestro bebé, nuestra religión o intereses, nos podemos entender a la perfección.

Como siempre, nos gusta hablar de la normalidad de la lactancia con humor y quitándole hierro al asunto, porque hay algunas fases que son realmente desesperantes. Por ejemplo, esa época en la que nuestro bebé “se despista” con tanta facilidad con el zumbido de una mosca y decide seguirla con la mirada sin soltarse del pecho, por supuesto, como si la teta formara parte de su cuerpo y no del nuestro.

¿Os ha pasado?

lactapp-teta-chicle

 

DESCARGA GRATIS la app de LactApp:

apple-store-logo-pngBotonesdescarga-01

Share

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *