Síndrome de Down y lactancia

Síndrome de Down y lactancia

LactApp-síndrome-down-lactancia

En motivo del Día Mundial del Síndrome de Down, aprovechamos para ofrecer información que pueda ser de utilidad para madres lactantes que puedan encontrarse con esta situación.

La lactancia materna es un regalo para todos los niños en general. Para los bebés y niños con Síndrome de Down (SD), la lactancia materna es todo un extra para su desarrollo, ya que les ayuda a:

1) Mejorar la coordinación y el control de la lengua con el tiempo que se traduce en menos problemas en el habla. Amamantar también fortalece los músculos oro-faciales y ayuda a mejorar la estabilidad de la mandíbula.

2) La leche materna ofrece protección contra las infecciones respiratorias y digestivas a las que los niños con SD son más propensos.

3) Mejora la ​​vinculación y las habilidades maternales.

4) La lactancia materna proporciona una estimulación adicional al bebé.

 

Ya sabemos que cada bebé es diferente y lo mismo ocurre con bebés con Síndrome de Down. Habrá que valorar cada caso de forma individual y ver, por ejemplo, si existen otras patologías relacionadas que puedan afectar al buen funcionamiento de la lactancia. De todos modos, aquí os damos algunos trucos para ayudar a los niños con SD a mamar:

  • Dado que los bebés con Síndrome de Down suelen estar muy somnolientos los primeros días de vida quizá sea necesario despertarles para mamar y mantener un horario mínimo de tomas, hasta que sean capaces de demandar el pecho por sí mismos. Esto quiere decir que, como mínimo, hay que ofrecerles el pecho al menos cada 2 o 3 horas durante el día y cada 3-4 horas durante la noche.
  • Si el bebé tiene hipotonía la succión y mantener el agarre óptimo al pecho pueden ser un reto, para ayudarlo, la madre puede ofrecer un apoyo extra en la barbilla del bebé a través de la postura llamada “Dancer”. Se debe sostener al bebé con el brazo opuesto al que se le ofrece pecho. Se coloca la mano en forma de C y se deja el dedo pulgar en la zona superior de la areola. Se utiliza el dedo índice para afianzar la mandíbula del bebé.
  • Los masajes de fisioterapia de succión y deglución pueden ser muy útiles para activar sus reflejos de búsqueda y succión que pueden estar disminuidos. Estos masajes tonifican la musculatura oro-facial y tal como los actores les ayudan a prepararse.
  • Si el bebé tiene muchas dificultades quizás se hará necesario que la madre se estimule con un sacaleches y suplemente con su leche.

 

¿Cómo afrontar la lactancia de un bebé con Síndrome de Down?

Idealmente, estas familias deberán estar acompañadas por un profesional con experiencia específica que pueda hacer un correcto seguimiento (con una tabla de percentiles adaptada, por ejemplo) y que pueda ir resolviendo las dudas y preparando las siguientes fases de la lactancia a medida que vayan sucediendo. Como siempre, la lactancia es mejor construirla día a día, sin grandes retos ni expectativas, con un buen apoyo profesional y la máxima información en nuestra mano.

Por otro lado, siempre es recomendable acercarse a asociaciones y grupos de apoyo que puedan compartir las mismas inquietudes y servir de apoyo emocional.

 

Desde aquí mandamos mucho ánimo y apoyo a todas las familias que se encuentren en esta situación.
Share

Un comentario sobre “Síndrome de Down y lactancia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *