Repite conmigo: no eres una teta, eres su mamá

A raíz de esta foto en instagram se me han despertado sentimientos, se me han revuelto muchísimas cosas en mis adentros, y me he dado cuenta entre humor y angustia que en muchos momentos me sentí así. Muchas veces lloré, entre llena de rabia y de pena diciendo en voz alta: Es que no me quiere a mí, solo quiere mis tetas.

Y ahora, desde la distancia, me doy cuenta del absurdo de esta frase y de lo arraigada que la tenía dentro.

No, no eres una teta, eres su mamá, y te quiere por lo que eres, por quien eres y por lo que le das.

No, no eres una teta, eres su vida, eres él o ella, y él o ella eres tú.

No, no eres una teta, eres todo amor, un refugio, un “a salvo”, una mirada, un mar de sonrisas y carcajadas.

No, no eres una teta, eres su palabra, eres su cuerpo, el reflejo de su alma.

Y entiendo y comprendo cómo te has sentido, cómo te sientes o te puedes llegar a sentir, pero no es él o ella, son las palabras, es el entorno, es la sociedad que juzga y que habla y te hace sentir objeto, te hace sentir esclava.

Libérate y disfruta. La teta es sólo su canal para expresarse, para quererte y para mirarte.

La teta es parte de su refugio, sólo parte, pues el refugio eres tú. La teta forma parte de todos sus recursos pero el recurso más maravilloso que tiene no es tu teta, es tu pecho, tus brazos y tus abrazos.

Deja que mame mientras levanta sus ojitos hacia tu mirada y te dice con su succión, a veces sin compasión, cómo te necesita, cómo te echa de menos cuando no estás, qué rica que sabes, y lo bien que hueles, y si lo necesitas, apártate y respira, sin culpas y sin pena, pues humano es, eres y serás buscando también tus momentos, tus propios medios y tus mismos recursos.

Si lo necesitas, suelta anclas, toma aire y disfruta también de todas tus partes, de la madre, de la mujer, de la amiga o de la hermana. No dudes en salir y en llorar, en ser cuidada y arropada también para poder volver ya sosegada a entregarte de nuevo a amar.

Share

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Mariló dice:

    Así me siento yo ahora.
    A veces me pregunto si sabe q existo o piensa q soy continuación de sí mismo.
    A veces tengo la sensación de que no conectamos del todo, ya que soy su bibe, luego me voy a trabajar y cuando llego soy si bibe otra vez y luego me pongo con las tareas domésticas mientras lo dejo sentado con sus juguetes y después me saco leche para dejarle por la mañana mientras trabajo, baño, teta y a dormir y así día tras día,,,
    La maternidad es dura aun cuando no hay problemas 🙁

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *