¿Por qué mi leche descongelada sabe mal?

_______________________________________________________________________________________________________________________

La app de LactApp es GRATUITA

Consigue respuestas personalizadas sobre vuestra lactancia.

DescargarAndroid Descargar IOS

_______________________________________________________________________________________________________________________

 

“He sacado mi leche del congelador y la he olido !Está rancia! Huele mal y creo que está mala. Tengo un montón de leche congelada ¿estará toda igual?, ¿qué hago con ella?”

Esta es una consulta que recibimos de manera habitual y que causa mucho miedo. Pues realmente el olor que desprende la leche es muy desagradable. Así que hoy os explicamos qué es lo que causa este olor y cómo solucionarlo.

 

¿Por qué huele mal?

Es probable que la leche tenga un olor agrio muy marcado, incluso puede presentar un olor jabonoso o metálico.

En el caso de que huela agrio es a causa de la acción de la lipasa sobre la grasa de la leche materna.

 

¿Qué es la lipasa?

La lipasa es una enzima contenida en la leche materna cuya misión es predigerir los glóbulos de grasa de la leche. La lipasa fragmenta la grasa para que al organismo del bebé le sea más fácil poder digerir y asimilar esta grasa. Por tanto la función de la lipasa es prodigiosa y muy útil para el bebé.

 

¿Pero a mi amiga no le pasa?

Sí, la cantidad de lipasa es variable en la leche. Hay madres que tiene leche con más lipasa o que se activa con más facilidad. Por esa razón no todas las madres tiene problemas con la lipasa de su leche.

 

¿Pero la leche es mala para el bebé?

No, la leche no es mala para él. No se va a poner enfermo ni es que la leche se  haya pasado.

Además los bebés ya conocen este sabor de la leche. Cuando tiene regurgitaciones, y la leche les llega directamente del estómago la lipasa también ha actuado y ya está predigerida, por lo que el sabor para ellos no es nuevo.

 

Mi bebé rechaza la leche, ¿qué hago?

Algunos bebés rechazan la leche, puede pasar. Hay bebés que no aceptan la leche con este sabor agrio y se niegan en redondo a tomarla. Mostrando una clara preferencia por la leche fresca refrigerada o recién extraída.

Otra posibilidad es que el bebé rechace la leche en general si no es en el envase original (el pecho), y entonces ya no se trata del sabor de la leche.

 

¿Qué puedo hacer para que no vuelva a ocurrir?

Como alternativa y antes de escaldar la leche podemos intentar un truco con la leche justo recién extraída:

  • Enfriar la leche rápidamente dentro de un recipiente o un bol lleno de agua y hielo.
  • A los pocos minutos congelar la leche.
  • En dos o tres días, descongelar la leche mediante los métodos que especificamos en LactApp y probar el sabor de la leche.
  • Si la leche tiene un sabor agradable, no es necesario escaldarla.

Siempre recomendamos intentar hacer las pruebas con una pequeña cantidad de leche para ver qué resultados obtenemos.

 

La leche continúa presentando un sabor agrio ¿y ahora qué?:

Se recomienda escaldar la leche materna solo cuando la lipasa que contiene transfiere un sabor agrio y esto hace que el bebé la rechace.

  • Deposita la leche en un recipiente y enciende el fuego.
  • Observa la leche en todo momento.
  • Cuando veas que por los laterales del cazo empiezan a aparecer pequeñas burbujas, cierra el fuego.
  • Saca la leche del cazo y enfríala de manera inmediata con agua y hielo.
  • Procede a congelar la leche.
  • En dos o tres días descongela un bote tal y como indicamos en LactApp y la leche debería presentar un sabor menos intenso.
  • Si dispones de termómetro de cocina podrás controlar mejor el proceso, cuando la leche llegue a 60 grados ya estará lista para poder enfriar y congelar.

 

Esperamos que esta información os sea de utilidad en el caso que tengáis dificultades para controlar la degradación de la lipasa de vuestra leche, que recordad que, a pesar de todo, es una función maravillosa más de la leche materna. En la app LactApp encontrarás más información sobre la lipasa, la extracción y la conservación de la leche materna.

 

*Hace unos días Armando Bastida publicó una entrada sobre este mismo tema.  Os dejamos el enlace para que tengáis más información.

 

Share

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *