Pautas de lactancia y alimentación inadmisibles

En LactApp tenemos mucha imaginación y nos encanta crear imágenes divertidas y conseguir que disfruteis y os riáis un poco con todo lo que rodea la lactancia. Pero en ocasiones nos ponemos muy, muy serias. Y la entrada de hoy es una de estas ocasiones.

Ayer vía Twitter nos llegaba esta foto hecha a una hoja de recomendaciones entregada en un CAP de una población cercana a Barcelona. Os la hemos traducido literalmente no hemos añadido ni una coma. ¿Sorprendidas?

(Tenéis la traducción en la imagen de la derecha)

Captura de pantalla 2016-05-19 a las 19.35.39LactApp_malas_recomendaciones_LM_y_AC

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A estas alturas, en pleno siglo XXI se sigue dando a las madres hojas como esta, hojas de desinformación y de mensajes que van totalmente en contra de las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría, de OMS-UNICEF y de la Asociación Americana de Pediatría. Parece que el único objetivo que persiguen es que a partir de los tres meses los bebés empiecen una dieta espartana que tiene como único objetivo que el niño deje el pecho lo antes posible, que evidentemente no llegue ni a año de lactancia.

Parece imposible que con lo simple que es encontrar información actualizada haya sanitarios que se mantienen anclados al pasado y que no tienen ninguna intención de modificar su discurso. Lo hemos repetido mil veces, pero lo volvemos a repetir por si aún no está claro, las recomendaciones oficiales se dirigen a que:

  • El bebé mantenga una lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros meses de su vida. Y siempre “a demanda” si el bebé está sano, a término y gana peso. Si no es así, la madre deberá marcar las rutinas de alimentación hasta que el bebé sea capaz de alimentarse por sí mismo.
  • La lactancia materna se mantiene por las noches si el bebé lo demanda. Raramente un bebé de menos de 6 meses (y menos de 3 años) duerme del tirón 6-8 horas, para ellos esta pauta de sueño no es fisiológica.
  • La alimentación complementaria se inicia cuando el bebé está maduro para ello:                                                                         
    • Se mantiene sentado con un poco de ayuda.
    • Tiene desconectado el reflejo de extrusión de la lengua.
    • Muestra interés por los alimentos.
  • Los alimentos COMPLEMENTAN a la leche, ni la eliminan, ni la desplazan, ni la sustituyen. El principal alimento de un bebé y de un niño debe ser la leche.
  • No hay que pesar ni determinar la cantidad de comida que el bebé ingiere, de la misma manera que los adultos no medimos en gramos lo que ingerimos.
  • Los horarios son formalismos para los adultos, los bebés no necesitan una rutina de comidas con horarios “recomendados”.

Seguir entregando este tipo de pautas anticuadas y que perjudican el mantenimiento de la lactancia materna no tienen ningún tipo de sentido, ni se pueden tolerar en el marco de un centro público que debería velar por la salud de los bebés. 

 

Share

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *