Comentamos la actualidad: bebé fallecido

lactapp_noticia_pol_blog

 

Ayer en las redes apareció esta noticia: La madre de un bebé que murió deshidratado revela que no se dio cuenta porque lo amamantaba con normalidad. No hemos podido evitar comentar esta noticia y dar respuesta en el blog a todas las cuestiones que se nos han planteado de esta información que ha conmocionado en las redes sociales.

En primer lugar, la fuente original de la noticia es la web de la fundación the Fed is the best, que tiene como misión “conseguir que ningún bebé pase hambre y las madres sean apoyadas en la elección de opciones de alimentación clínicamente seguras para sus bebés. Ya sea con leche materna, fórmula, o una combinación de ambas”.

En esta página web encontramos la vivencia de Jillian Johnson, relatando cómo hace 5 años su bebé Landon murió a causa de una la deshidratación hipernatrémica (elevado nivel de sodio en la sangre) que la causó un paro cardíaco y una encefalopatía hipóxico-isquémica (falta de oxígeno en el cerebro).

Jillian cuenta el nacimiento y la evolución de su bebé: las recomendaciones en el hospital, las veces que le daba el pecho, la pérdida de peso, la irritabilidad y lloros continuos del bebé, la ausencia de deposiciones… y, al final, la muerte de su pequeño. Es un relato muy duro y evidentemente preocupante, puesto que el mayor miedo de una madre es causar daño a su hijo. La lactancia despierta en las mujeres muchos miedos en su capacidad natural para lactar y con esta vivencia se refuerza ese miedo. A pesar de que Jilllian relata cómo estuvo acompañada por profesionales que revisaron el agarre y su evolución parece que nadie, ni ella misma, se dió cuenta de que algo no estaba funcionado.  

La hipogalactia, incapacidad para mantener una alimentación de manera exclusiva con leche materna, existe y algunas madres van a padecerla. Normalmente tenemos, tanto madre como sanitarios, muy poca formación para saber detectar con prontitud las señales de que algo no marcha bien. Sé que puede parecer imposible pero es así, y he estado con madres que no han detectado que su bebé no ganaba peso o incluso había perdido peso en exceso.

Y el papel de los sanitarios en este caso es fundamental para que sepan detectar cuando algo no va bien y eviten estas terribles situaciones. Un bebé valorado adecuadamente, no se hubiera ido a su casa sin recomendaciones precisas y un estricto control.

En el caso de Jillian se cree que una posible causa de esta baja producción de leche y del trágico suceso está relacionado, entre otros factores, con el Síndrome de Ovarios Poliquísticos.

Así que vamos a ir paso a paso para desentrañar qué ha podido pasar y sobre todo a ofrecer información que os sea de utilidad y permita saber qué está pasando los primeros días de vida de vuestro bebé.

 

Tengo Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP), ¿voy a tener leche?

Que tengas SOP no significa que no vayas a tener leche para poder alimentar a tu hijo. El titular de ciertos medios ha sido muy amarillista, lo que no ayuda para nada a informar.

Si bien es cierto que el SOP puede producir una baja producción de leche que se traduzca en una imposibilidad de mantener una lactancia materna exclusiva esto se dará en aproximadamente un 33% de los casos. Mientras que un 67% no tendrán ningún tipo de problema para mantener una lactancia exclusiva. Es más, de este 67% habrá una entre 5 que tenga hasta problemas de hiperproducción.

 

¿En qué otras situaciones se puede dar una baja producción de leche?

De la misma manera que hay personas con una patología que hace que su corazón o sus riñones no funcionen a la perfección, existen mujeres que van a tener una baja producción de leche. Se estima que entre un 3 y un 5% de mujeres van a estar en esta situación. Actualmente conocemos muchas de las causas de baja producción y algunas de ellas son: desajuste de la glándula tiroides, resistencia insulínica, pechos hipoplásicos, reducción o aumento de pecho…

Las mujeres que sufren hipogalactia quizá no pueden mantener una lactancia exclusiva, pero si lo desean pueden realizar una lactancia mixta.

 

En el texto se menciona que el bebé perdió un poco más del 9% del peso del nacimiento. ¿Pero no es a partir de un 10% que es alarmante?

Hemos normalizado que un bebé que nace en un hospital pierda aproximadamente el 10% de su peso durante los primeros días de vida. Lo que dice la evidencia es que los bebés no deberían perder más de un 7% de su peso inicial y que deberíamos estar atentos a una pérdida superior de peso. Y lo que es más importante deberíamos saber cómo evitarla, ya que con simples medidas podemos conseguir que los bebés pierdan menos peso: fomentando el contacto piel con piel precoz y mantener ese contacto estrecho en los días posteriores, consiguiendo tomas indoloras, fomentando las tomas frecuentes de día y de noche y fomentando el cumplimento de los 10 paso de la iniciativa IHAN.

 

También dice que el bebé tenía un buen agarre ¿Es posible que a pesar de tener un buen agarre el bebé no consiga la leche que necesita?

Sí, es posible que un bebé tenga un buen agarre pero que no sea capaz de conseguir toda la leche que necesita. Estar pegado al pecho no tiene porqué traducirse en estar comiendo. De la misma manera que estar sentando en una silla delante de una mesa no quiere decir que estemos comiendo.

En algunas lactancias se puede producir lo que llamamos mala transferencia de leche, es decir, incluso en el caso de que la madre tenga toda la leche que el bebé necesita, este no es capaz de conseguir esta leche. Ya sea porque está débil y no mama con eficacia, porque se limitan las tomas, porque tiene un frenillo lingual corto, porque tiene una succión inmadura…. no es capaz de conseguir por sí mismo la leche que necesita.

Por eso, es muy importante que la madre sepa identificar los ciclos de succión del bebé, que sepa detectar qué tipo de succión realiza, que sepa escuchar sus degluciones y evaluar mediante las deposiciones si se está produciendo la adecuada transferencia de leche.

 

¿Cómo puedo saber, durante los primeros días, si mi bebé se está alimentando correctamente?

Cuando un bebé toma leche materna exclusiva, además de la referencia del peso, podemos evaluar la cantidad de deposiciones que debería realizar para saber si está tomando la cantidad de leche que necesita.

Recalacar que esta valoración es solo válida para los bebés que solo toman leche materna, con un solo biberón o suplemento de leche artificial este patrón puede variar y ya no lo podemos usar como referencia para saber si come lo suficiente.

Así podemos tener presente esta tabla como un mínimo de deposiciones en 24 horas que nos indican que el bebé está comiendo:

Pimer día: 1 caca de color negro y 1 pañal mojado

Segundo día: 2 cacas de color negro y dos pañales mojados

Tercer día: 3 cacas de color negro/gris o verdosos y tres o más pañales mojados (tanto el segundo como el tercer día pueden aparecer en el pañal manchas rojas llamados uratos, en estos primeros días son normales, si persisten debes consultar al pediatra)

Cuarto día: 4 cacas de color gris o mostaza y 5 o más pañales mojados (algunos bebés no hacen nada de caca el 4º día pero siguen mojando muchos pañales y no dejan rastros de uratos)

Quinto día: más de 5 pañales de color mostaza o un pañal sucio después de cada toma y el mismo número de pañales mojados

Es necesario saber que para poder contar un pañal, la caca tiene que tener la medida de una cucharada sopera como mínimo. Si ocupa menos, o solo es una manchita no lo podemos contabilizar.

Por otro lado, el estado del bebé: si bien es cierto que los primeros días y en especial la segunda noche, los bebés están muy demandantes para conseguir que la leche suba lo antes posible, ya sabéis que a más demanda, más producción. Pero si no sabes que se trata de algo común puede ser muy angustioso y agotador.

El bebé debe hacer de 8 a 12 tomas en 24 horas, si no es capaz de hacerlas o duerme demasiado es esencial despertarle y ofrecerle el pecho. Si no consigue agarrarse, la extracción y suplementación del propio calostro o de leche es esencial para mantener al bebé alimentado hasta que tenga la fuerza necesaria para mamar.

También nos podemos fijar en su tono de piel y en su boquita. La ictericia o piel amarillenta del bebé puede indicar que el bebé no está comiendo lo necesario, de la misma manera un tono gris o apagado es una señal de alarma.

La boca debe estar húmeda por dentro, si el bebé tiene la boca seca o pastosa necesita mamar más.

Y finalmente y evidentemente, el peso. La pérdida de peso inicial debería rondar el 7% y no más del 10%. El bebé debería perder peso hasta el tercer día de vida y empezar a recuperarlo a partir del quinto día de vida, para recuperarlo totalmente antes de los 15 días de vida.

 

Y en el caso de que necesite un suplemento, ¿tiene que ser de leche artificial?

Cuando un bebé está perdiendo demasiado peso o no gana, la primera opción, si la madre lo desea, es la extracción y suplementación de nuestra propia leche. Si no quiere o no consigue sacarse suficiente, serà necesito recurrir a la leche artificial.

Esperamos haber aclarado vuestras dudas, si nos queréis consultar cualquier cosas acerca de este tema o creéis que nos hemos dejado algo por comentar no dudéis en decírnoslo y estaremos encantadas de dar respuesta a todas las dudas, porque creemos firmemente que la información y el apoyo inicial a las madres lactantes es clave para que disfruten de una lactancia eficaz y placentera y situaciones tan terribles como esta no vuelvan a suceder.

 

Te recordamos que la app de LactApp es GRATUITA

Consigue respuestas personalizadas sobre vuestra lactancia:

DescargarAndroid Descargar IOS

También te podría interesar...

4 Responses

  1. Almudena dice:

    Me ha encantado leerlo. Ayer cuando vi la noticia en internet, me eché a temblar del miedo que iba a generar…
    Gracias, gracias y gracias por tan buena labor.

  2. Guadalupe Anaya Moreno dice:

    Yo también leí ayer esa noticia, y me preocupe un poco puesto que yo alimento únicamente con mi leche a mi niña quien ya va para dos meses de recién nacida, y no dejaba de pensar que tal vez no comia suficiente pero ahora que leí toda esta información estoy tranquila veo a mi niña muy llenita y moja muchos pañales puedo dormir tranquila ( bueno es un decir) y por que se que mi bebé está bien gracias por la información

  3. Conchi dice:

    Podría decir muchas cosas…pero sólo diré que hay profesionales muy incompetentes, yo di con uno!!

  4. lucrecia Bao dice:

    Muy interesante hójala puedan informarnos más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *