¿Todas las madres tienen leche?

¿Todas las madres tienen leche?

 

 

Durante años, los grupos de apoyo a la lactancia han lanzando el mensaje “todas las madres tienen leche”. Esta sentencia era comprensible porque era fruto de la necesidad de recuperar la confianza de las mujeres en su capacidad de amamantar, perdida en menos de 100 años por la aparición y normalización de la leche artificial. En los últimos años, en España, los índices de lactancia han aumentado exponencialmente y se aprecia una recuperación positiva del deseo de amamantar. De la misma manera, la evidencia científica entorno a la lactancia ha aumentado así como el conocimiento que tenemos de su fisiología. Y, a pesar de todo, el lema sigue muy vigente, pero ¿es realmente cierto? ¿Todas las mujeres tiene leche?

Creo firmemente que este tipo de afirmación tan generalista ha hecho más mal que bien. Es cierto que en menos de 100 años hemos perdido la cultura de la lactancia y es cierto también que la capacidad de producir leche forma parte de nuestra definición como mamíferos; pero del mismo modo es igual de cierto que hay un porcentaje pequeño de mujeres que no van a poder dar el pecho de manera exclusiva a sus bebés.

De la misma manera que una pequeña parte de la población sufre una cardiopatía congénita o una malformación renal, podemos afirmar que una pequeña parte de la población va a padecer una insuficiente producción láctea. Pero debería quedar claro que no es algo general, como tampoco podemos decir que GRAN parte de la población sufre cardiopatías o malformaciones renales, porque no es verdad.

La fisiología ha dispuesto que las hembras lactantes tengan leche, pero la fisiología no es infalible y, en ocasiones, la maquinaria no funciona como debería, y sí, hay de un 3 a un 5% de mujeres que no tienen leche suficiente para conseguir alimentar a sus hijos de manera exclusiva y tenemos que repetirlo y ayudarlas a afrontar esta dura situación. En estos casos, las madres suelen tener que oír por parte de propios y ajenos frases desafortunadas del estilo: “todas las madres tienen leche”, “no lo has intentado lo suficiente”, “no has hecho todo lo que podrías hacer”, “siempre se puede”, “si quieres, puedes”… está claro que no nos ayudan e inducen a culpabilidad y enfrentamiento.

Existen diferentes y variadas causas por las que una mujer no llega a producir la cantidad de leche necesaria para alimentar de manera óptima a su bebé. De estas situaciones, algunas se pueden superar y encaminar, otras son definitivas y no van a permitir a la madre conseguir la anhelada lactancia materna exclusiva. Sea cual sea la causa, la madre debería recibir el máximo apoyo y debería poder elegir qué quiere hacer: ¿Quiere hacer una lactancia mixta (combinar leche materna con leche artificial)? ¿Quiere dejar la lactancia materna? Porqué hay que recordar que aunque la producción de leche sea escasa esa leche sigue siendo óptima para el bebé.

 


DESCARGA LACTAPP, ES GRATIS:

apple-store-logo-pngBotonesdescarga-01

 

Share

0 comentarios sobre “¿Todas las madres tienen leche?

  1. Gracias por este artículo!! Yo ya no doy pecho, pero cuando nació mi hijo puedo asegurar que le intenté dar el pecho lo más que pude. Me tiraba en cada toma hora y media o dos, y no exagero. Le dejaba dormir una hora y vuelta a empezar. Lo peor es que se quedaba llorando, con hambre. Y siempre me decían la Pediatra o similares que todas teníamos leche, que no le pondría suficiente. ¿No es suficiente hora y media por toma? Acabé harta de dar el pecho por la presión que sentía y porque vivía postrada en el sofá sin poder disfrutar de mi otro hijo de 3 años ni ninguna otra cosa.

    1. Hola.Si…es verdad que no es lo mas practico…yo me pasaba todo el dia con el agarado al pecho…es lo normal el primer mes a dos…tienen que regular su cantidad.Es un sacrificio…pero luego tiene su recompensa..menos enfermitos que se ponen…menos colicos…nada de limpiar biberones..siempre estan contigo…a la temperatura ideal y todo se acaba enseguida cuando ganan fuerza y se vuelven especialistas y el pecho fabrica a Demanda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *