"No confiamos en el instinto de la madre, ni confiamos en el de los niños"

LactApp_Mayka_Martín

Conocimos a Mayka hace unos meses, en la presentación del libro de Sara Ribot, y nos maravilló la dulzura y a la vez la convicción con la que hablaba. Cuando me pidió si me apetecía hacer el prólogo de su libro no tuve ninguna duda. Ha sido un placer redactar esta pequeña introducción para un libro muy didáctico y que estamos seguras de que va a ayudar a muchas familias en esta decisión de empezar la alimentación sólida con el sistema Baby-Led Weaning.

Hemos realizado a Mayka muchas de las preguntas que se hacen, y nos hacen las madres, para que podáis encontrar primeras respuestas a vuestras inquietudes.

 

¿Quien es Mayka Matrín y ¿cómo has llegado hasta aquí?

Soy Mayka y para mi, lo más importante que he hecho y haré en mi vida es ser madre de 4 hijos maravillosos.

Empecé a criar con 21 años, con 45 sigo en ello por duplicado ya que tengo gemelos. Lo he hecho sola y lejos de mi familia, así que he sentido muchísimo la soledad de la tribu. Me volqué buscando refugio y sostén, en la lectura de libros y revistas, algunas que jamás volveré a leer por el grado de conductivismo que albergan. La suerte que tengo es la de ser cabezota y la de no creer en dogmas, así que me cuestiono todo continuamente, eso hizo que no aplicara los “trucos” de esas publicaciones.

Pensé ¿acaso conocen a mi hij@? ¿Cómo saben lo que es mejor para ell@ si cada ser humano es distinto? Así que me di cuenta de que esas revistas parten de la base de que los bebés o los niños son menos humanos que los adultos.

Por suerte siempre he sido animalista, así que tuve acceso a publicaciones que llamaban hippies, en ellas la defensa de la Lactancia Materna resistía, era donde se porteaba, donde se dormía con los hijos, donde los niños eran humanos y mamíferos, y apliqué esa crianza con algunos fallos que hoy puedo ver gracias al acceso libre a la cultura que existe mediante Internet.

Fíjate que hoy incluso tenemos vuestra aplicación, LactApp, algo impensable a principios de los 90 que es cuando tuve mi 1º hija. ¡Ojalá hubierais estado!

También he cuidado niños porque los niños me apasionan la verdad, y me di cuenta de lo que en muchos casos servía en mis hijos (básicamente ser muy mamífera), servía en otros niños, y que transmitir esa forma de criar a sus propios padres les facilitaba a ellos mismos conectar con sus hijos y la misma crianza, sobre todo lo veía en la comida, la forma que se tiene de alimentar a los hijos es un fiel reflejo de muchos traumas de la infancia de los padres.

Hace dos años decidí abrir Crianza con Apego Natural, antes imposible por el tiempo que me ocupaba cubrir las necesidades de mis gemelos que no han sido escolarizados aún, lo harán en este curso ya que cumplen los 6 años, cuando ya es obligatorio. La intención era transmitir mi forma de ver la crianza, difundir el cuidado y atención que busca el Apego Seguro en los niños, para que el maltrato encubierto que hay en muchas formas de criar sea visible, para abrir los ojos de padres y madres, para recuperar la mamiferidad, necesitaba abrirme al mundo quizá, no se, a veces es un acto de rebeldía.

Y ahora busco ir formándome, poco a poco y con el tiempo que tengo, que es limitado. He empezado con un curso de Asesora de Lactancia, e iré dando pasos con otros en relación al apego para informar con mayor conocimiento de todo a quienes me siguen.

 

¿Cómo han sido tus experiencias de lactancia?

La primera un desastre, las revistas informaban pero muy mal, no había Internet… Cesárea, 3 días en la UCI, sin saber de mi niña, sin piel con piel claro, nada… La niña no se despertaba en la noche, la habían acostumbrado a no pedir, y sin tomas nocturnas, con el uso durante los primeros días de bibes (en mi estancia en la UCI), con manzanillas y sueros que nos daban por sistema en los hospitales para que aguanten las 3 horas… El pediatra cuando hizo los 2 meses me dijo que había que dar bibe porque cogía muy poco peso, curioso que te manden biberón en vez de decirte aumenta las tomas, pero bueno… y dale el biberón antes del pecho… ¡Menudo disparate diría hoy!, pero con 21 años ¿qué hice? Pues darle el bibe y en menos de un mes ya no quiso mi pecho.

El segundo fue todo lo contrario puesto que me preparé con una mujer que era matrona, doula y mi profesora de yoga, mamífera total y me despertó por completo. Casi cada clase tocaba la lactancia, así que al margen de ser otra cesárea, hubo piel con piel, y una separación de 3 horas, ya que exigí tener a mi hijo conmigo, lactancia exitosa y que le salvó la vida ya que había nacido con inmunodeficiencia, algo que descubrimos con el paso del tiempo. Tuvo casi 2 años de LM. Me mandaron retirarla a esas edad porque sospechaban que tenía intolerancia a la lactosa, hoy sé que no debí hacerles caso.

Con los gemelos fue tercera cesárea, prematuros de 32 semanas, uno en la UCI otro en neonatos, y el hospital no me facilitó para nada la lactancia, es largo de contar y ya me extiendo demasiado, pero si pude dar el pecho fue porque me enfrenté a ellos en varias ocasiones y mi hija mayor me dio su apoyo, si no mis hijos no hubieran tenido lactancia materna. Han tomado pecho 18 meses y siguen con succión no nutritiva a día de hoy, lo dejaron sospecho a día de hoy que porque tengo un problema de tiroides y por tanto de producción, ya que fue algo gradual, y los dos a la vez sin yo querer dejar de amamantarles.

LactApp_tu_hijo_sabe_comer_solo

Acabas de publicar un libro sobre BLW (Baby-Led Weaning), a muchos les suena a chino, ¿nos cuentas qué es el BLW?

El Baby-Led Weaning es la manera de acercar la Alimentación Complementaria a nuestros hijos de forma autorregulada, es decir, que ellos deciden qué comer y qué cantidad. Ello facilita el desarrollo de capacidades, la coordinación mano-ojo, el reconocer los alimentos individualmente, texturas, nombres, etc… la autonomía, la autoestima, y muchas cosas más. Una de las particularidades es que los alimentos no están triturados, son exactamente igual que los que toma el resto de la familia, siempre debe ser una dieta saludable claro, y es ideal sobre todo para los niños de pecho (vale para los de biberón también) porque hay sabores que los niños reconocerán de la leche de mamá, ya sabemos que la teta no sabe siempre igual, y son sabores familiares para ellos, es el modo ideal de dar un paso más en la alimentación y siempre recordando que es complementaria, un complemento de la Leche Materna que debe seguir siendo la reina de su dieta.

 

¿Por qué crees que los adultos tenemos tanto miedo a esta forma de alimentación?

Tenemos miedo a casi todo lo que tiene que ver con la vida. Tenemos miedo al embarazo, se nos presenta como algo peligroso y nos rodean de artificialidades para enfrentarlo. Tenemos miedo al parto, y se nos tutela como si fuéramos enfermas. Tenemos miedo a que fracase la Lactancia cuando somos mamíferos y por lo tanto tenemos esa capacidad y se nos presenta como algo mucho mejor algo artificial que intenta imitar nuestra leche. Tenemos miedo porque nos han enseñado a tenerlo y porque nuestro miedo es su negocio y su control sobre lo más importante, nuestras vidas. Con el BLW no hacen negocio, ni siquiera necesitamos una batidora, no hay que comprar cosas distintas al resto de la familia, no compramos potitos, ni “frutas” envasadas. No confiamos en el instinto de la madre, ni confiamos en el de los niños porque el no confiar en ellos hace ganar millones a muchos.

 

Pero ¿realmente un bebé puede saber qué alimentos necesita y en qué cantidad?

¿Tú sabes cuándo estás satisfecha? Una bebé también. ¿El bebé sabe demandar pecho nada más nacer, saciarse, y volver a pedir cuando tiene hambre? Claro ¿Por qué va a dejar de saber cuándo tiene hambre, y qué cantidad, al cumplir los 6 meses que es cuando empiezan con la alimentación complementaria?

Sobre la sabiduría natural de los bebés, la calidad y cantidad de una alimentación gestionada por ellos, tenemos un estudio que lo demuestra, el de Clara M. Davis que en su investigación observó a varios niños durante un periodo de 6 años. Cada día, se les ofrecía una selección de 33 alimentos distintos a esos niños, y los observadores mediante análisis comprobaron que esos niños no sólo eligieron una dieta saludable, sino que la ideal para la problemática de salud que algunos padecían mejorando notablemente su calidad de vida.

 

¿Y no hay riesgo que se ahoguen?

Los atragantamientos se pueden producir con el BLW o con papillas, eso hay que tenerlo claro. El comer purés no reduce las posibilidades. De hecho, es más fácil que se atragante si es alimentado con purés, porque el bebé no regula la ingesta del alimento, es el adulto que le da la comida, quien decide cuándo introducir una nueva cucharada, no el niño. El adulto no tiene conciencia de si el bebé está preparado para ingerir una cucharada más. Cuando permitimos al bebé controlar lo que se lleva a la boca, le estamos ayudando a aprender a comer de manera segura, autosuficiente, le estamos ayudando a ser independientes, a tener seguridad en ellos mismos. Y se haga BLW o se dé purés, quiero recalcar algo: que nunca debemos dejar en la mesa solos a los niños, nunca, aunque estén en una silla la mar de segura.

 

¿No será una moda?

La moda es comprar comida para bebés preparada y triturada, la moda es no darles lo mismo que al resto de la familia. Antes no había batidoras y los niños comían, y comían porque nos daban las cosas y nosotros nos gestionábamos la ingesta. Yo no tomé purés, en el libro aporto alguna foto mía comiendo la mar de bien sin ellos. La moda es el puré y tratar a los niños como algo diferente al resto de la familia

 

¿Qué aporta a los bebés ser alimentados mediante BLW?

Ser uno más de la familia, ser tratado con la misma humanidad que el resto, ser considerado, ser escuchado y apreciado. Es autoestima, es confianza de ida y vuelta, es apego seguro, es aprendizaje, desarrollo, conocimiento. Con un puré es alguien sin voz ni voto que debe abrir la boca y tragar hasta que crean que ya tomó suficiente, normalmente atados a una silla, con las manos ¿sin uso alguno? Toman un puré más o menos verde, con la misma textura, casi el mismo sabor, día tras día… No conoce la patata, la zanahoria, el aguacate, el plátano… ¿Y aún se preguntan por qué muchos niños no comen? Yo dejaría de hacerlo sin duda.

 

¿Qué van a encontrar las madres en tu libro?

El libro es para que ellas ¡y ellos! (los padres) para que aprendan de sus hijos, no quiero que enseñen a sus hijos, ellos ya saben comer solos, de ahí el título. Quiero dotar de seguridad a los padres, quiero que pierdan el miedo, quiero dar voz a los niños, quiero una crianza con apego integral, que el respeto llegue hasta la mesa, quiero que dejen morir de hambre a los del negocio del miedo para nutrir la crianza respetuosa y hacerla crecer saludablemente a través del apego seguro de sus hijos.

Muchísimas gracias por vuestro trabajo, por vuestra entrega, porque ser amamantado puede salvarte la vida y porque tras muchos biberones hay una madre sola, sin apoyo, sin tribu y que necesitó una asesoría de lactancia y no supo cómo obtenerla. Por fortuna ahora estáis vosotras, no sé si sabéis el valor verdadero de lo que estáis haciendo, pero muchas si que podemos verlo.

GRACIAS

 

Más información

Link del libro:

https://crianzaconapegonatural.wordpress.com/libro-blw/

Mi blog:

https://crianzaconapegonatural.wordpress.com/

Facebook:

https://www.facebook.com/crianzaconapegonatural/

Twitter:

https://twitter.com/ApegoNatural

Instagram:

https://www.instagram.com/crianza_con_apego_natural/

Pinterest:

https://es.pinterest.com/apegonatural/

Youtube:

http://www.youtube.com/channel/UCATUA82Q5qLudmbnhx8_fVw

Mail: crianzaconapegonatural@yahoo.es


YA TIENES LACTAPP

 

apple-store-logo-pngBotonesdescarga-01

Share

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Enhorabuena Mayka y las chicas de Lactapp por esta entrevista y el libro!
    Mi hijo pequeño, con 11 meses me está enseñando eso del BLW. Empecé a darle trozo desde muy pequeño, desde los 6 meses que empezamos con alimentación complementaria y lo cierto es que se enfada muchísimo cuando los demás estamos comiendo cosas y no le damos.
    De hecho, la semana pasada estuvimos de vacaciones y muchas madres de las mesas de al lado alucinaban con mi bebé, al que poníamos plato en el buffet con verduritas, pasta cocida, trozos de frutas y él se las comía tan ricamente.
    Eso sí, a los camareros no les gustó el método porque lo cierto es que el suelo bajo el bebé acaba hecho un asco… ;-S

    Muy interesante chicas. Enhorabuena Mayka!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *