“Nuestro mundo de sensaciones” por Sara, mamá de gemelos Hugo&Bruno

 

Siempre he sido una firme defensora de la lactancia materna, incluso antes de quedarme embarazada tenia claro que el día en el que me convirtiera en mamá daría el pecho a mi bebé. Era algo que quería hacer tanto por mi hijo como por mí, por sentir esas sensaciones que muchas mamás describían y hacérselas sentir a mi bebé.

Todos los organismos pediátricos nacionales e internacionales, como son la Organización Mundial de la Salud, la Academia Americana de Pediatría o la Asociación Española de Pediatría entre muchas otras, hablan de los múltiples beneficios de la lactancia materna exclusiva al menos los primeros 6 meses de vida de un bebé. Con estas líneas no quiero menospreciar a las mamás que optan por la lactancia artificial, cada uno conoce su situación, su experiencia y sus razones, sea por salud, malas experiencias, por comodidad o por cualquier otro motivo, todas son 100% respetables, pero si creo que es nuestro deber como padres informarnos correctamente y a partir de ahí decir. “La mejor decisión es la que hace que unos padres sean felices para que le puedan transmitir esa felicidad a su hijo”.

Cuando me quedé embarazada lo hice a lo grande, ¡Embarazo gemelar, no lo podíamos creer! Recuerdo que sentí miedo, mucho miedo por tratarse de un embarazo de riesgo, mis dos chiquitines compartían placenta y al ser enfermera conocía todos y cada unos de los riesgos que eso conllevaba, demasiados… No había día en que no hablara con ellos, les pedía que se quedaran conmigo, que fueran fuertes y aguantaran.

Pasaban los meses, tuvimos algún sustito que otro pero mis bebés crecían sanos y fuertes semana a semana. Mi ilusión inicial de dar el pecho quedaba eclipsada por miles de dudas, ¿cómo voy a dar el pecho a dos bebés? ¿Cómo me los colocaré? ¡Me van a faltar brazos! ¿Habrá alimento suficiente para dos? ¿Será mejor pasar de la lactancia y tirar de bibes? Las dudas iban en aumento a medida que llegaba el momento de dar a luz (ahí otro dilema… yo que siempre había imaginado un parto natural de esos bonitos como de película y resulta que todo el mundo me decía “chica será cesárea”, “con dos te rajarán seguro”, y es que hay mucha pitonisa por ahí suelta, ¡demasiadas! Pero que equivocadas estaban…

Las clases preparto no es que sirvieran de mucho para coger confianza en el campo de la tetuca, cuando se trataba el tema de la lactancia incluso la comadrona daba por hecho que con dos bebés no funcionaria, prácticamente no me dejaba participar en esos debates, ella había decidido por mi que no lo lograría, y eso te desanima. Hablara con quien hablara del tema me decían lo mismo, uffff gemelos olvídate de dar el pecho, biberón!, no te compliques, ¡lo vas a intentar y no vas a poder! ¿Qué sabrá la gente? Las mamás de gemelos tenemos poco apoyo en este aspecto, quizá por falta de experiencia positivas o por los pocos casos de embarazos múltiples en comparación con los de bebés únicos. Así que espero que con mi historia más de una mamá gemelar se anime a dar el pecho, pues con constancia y dedicación todo se consigue.

El 26 de agosto del 2016 nacieron mis bebés Hugo y Bruno. Al contrario de lo que muchos auguraban fue un parto por vía natural precioso, rápido, sin puntos, sin fórceps ni incubadoras, un parto como siempre había imaginado pero con doble alegría, traía al mundo a dos preciosidades de poco más de dos kilos de peso.

Nada más nacer hicimos el piel con piel y el agarre al pecho fue inmediato, ¡puro instinto animal, que escena tan bonita! Roger, mi marido, acariciándome al tiempo que miraba embobado a nuestros bebés, así permanecimos más de 2 horas, los 4 juntitos, apenas hubieron palabras, pero si muchas sonrisas, miradas y silencios que lo decían todo.

Al ser tan pequeñitos tenían poca fuerza y al succionar se cansaban muy rápido y acaban dormidos del agotamiento, de modo que las enfermeras del hospital me recomendaron que les diera ayuda hasta que cogieran un poquito más de peso y fuerza. En lugar de darles el biberón, seguí los consejos de un asesor de lactancia que me ayudo muchísimo en esos primeros meses con mis bebes, Jordi que así se llama, me aconsejó el método finger feeding, consiste en introducir el dedo meñique en la boca del bebe al mismo tiempo que introduces leche con una jeringuilla, de este modo consigues que el bebé coja fuerza en la succión. Así que ahí estábamos todo el día con la lactancia a demanda y suplemento con leche de formula 3 veces al día (20cc mañana, tarde y noche) hasta que alcanzaron los 3 kilos de peso y pasamos a lactancia exclusiva. Me pasé los tres primeros meses literalmente todo el día con la “teta al aire”, cojín de lactancia en mano y con mis dos bebés enganchados. Les ofrecía el pecho cada vez que lo necesitaban, daba igual que hubieran pasado 15 minutos o 2 horas, pero es que así es como se consigue una lactancia efectiva. ¿Qué es eso de que el bebé ha de comer cada 3horas? ¿Te imaginas que te digan que sólo puedes comer y beber cada 3 horas? Y si tienes sed ahora y no te toca comer ni beber nada hasta las 8, ¿qué haces? ¿Te esperas o bebes? ¿Y si te apetece un piscolabis? Pues a los bebés les pasa exactamente igual…

Continuamos hasta los 6 meses con la lactancia exclusiva y a día de hoy que están apunto de cumplir los 10 meses seguimos disfrutando de la lactancia, y digo seguimos por que yo la disfruto tanto o más que ellos. Ni una sola estría, ni una sola mastitis, ¡nada de nada! Fue y sigue siendo una experiencia maravillosa, disfruté de cada toma, sintiéndolos, mirándolos, dejándolos a ellos sentir, disfrutando los tres juntos de este nuevo mundo de sensaciones.

Sara.

Recuerda que en la  app puedes encontrar información muy completa y personalizada sobre la lactancia gemelar. Descárgate la app y usa el buscador. 

La app de LactApp es GRATUITA

Consigue respuestas personalizadas sobre vuestra lactancia.

DescargarAndroid Descargar IOS
Share

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. Miriam dice:

    Que bonito muchas felicidades, eres muy valiente.

  2. Núria dice:

    Muy bien Sara! Eres una campeona. A mi me decían igual… no hay nadie con dos bebes que de el pecho!! Y teniendo otra niña pequeña aún menos! Llegué a pensar que no había tomado una buena decisión al ponerlos al pecho nada más nacer…
    No llegué tan lejos como tu, porque realmente tenía mucho trabajo con los tres… pero conseguí igualar los 6 meses que le dí a mi hija mayor. Repetiría una y mil veces la lactancia materna! Muchos besos guapa!

    • Sara dice:

      Muchas gracias Núria! Estoy contigo si volvieran a nacer sin duda volvia a optar por la LM. Estos momentos con ellos se me van a quedar para siempre grabados😍

  3. Laura dice:

    Tú sabes reina, que hay mujeres que por mucho que han deseado dar el pecho, o continuar con la lactancia materna exclusiva, les ha sido imposible, por rechazo del bebé, por enfermedad, por causas externas y sociales…. con ello digo que basta ya! Por favor, basta ya de hacer tanta apología barata de la lactancia materna, porque se hieren a otras personas, porque incluso en el hospital que no voy a referir, no me dieron otra opción de dar el pecho, porque era lo mejor…. y por contra no me daban el alta si el bebé no se enganchaba bien, después de un mes y medio ingresados, cuando si me hubiesen dado la posibilidad de salir de aquel infierno con un simple biberón lo hubiese hecho, no por ello las madres que dan biberón son menos madres, o quieren menos a sus hijos. Ah! Con ello apunto que le he dado pecho hasta cumplir los 11 meses , puesto que decidió por si solo destetarse. Esto va por todas las mamis que no habéis podido, que no habéis tenido otra opción o que simplemente habéis decidido escoger otro modo de alimentación. Basta ya!

  4. Mariciel dice:

    Yo di el pecho a mis mellizos que hoy tienen 18 meses hasta los 9 meses al niño que sólo lo dejo y hasta los 15 meses a la niña. También tuve que ayudarlos con suplemento los primeros días porque eran muy pequeños y aunque me costó mucho que se prendieran y que me bajé la leche, yo tuve una cesárea porque el niño venía transversal. recibí muchísima ayuda en el hospital (calella) y fueron médicos y enfermeros quienes me animaron y me dijeron desde las clases pre parto que podría hacerlo si así lo quería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *