Mi bebé está más demandante

LactApp_Aumento_de_demanda

 

A las madres nos han insistido una y mil veces que la lactancia materna se debe ofrecer a demanda. ¿Qué quiere decir esto? Pues que cada vez que el bebé pida pecho o parece que vaya a quererlo, hay que dejarle acceso al pecho para que pueda tomar tanto tiempo como necesite, tantas veces como lo requiera. Sin límite.

Las expectativas de demanda que tenemos antes de ser madres difieren mucho de la realidad que nos encontramos después, cuando ya tenemos al bebé en brazos y vemos que la demanda es mucho superior a lo que imaginábamos. Y que, casualmente, el hijo de la vecina del quinto siempre duerme mejor, come menos veces, se sacia más y engorda a mejor ritmo. La demanda que tenga el bebé puede ser muy alta y a veces es “llevable” y otras veces es desesperante.

Algunas madres, sobre todo durante algunas épocas de la lactancia, deben responder a una demanda altísima por parte del bebé, que puede ser alta tanto de día como de noche. Y puede llegar a ser agotador.

Vamos a intentar responder algunas dudas sobre este tema, a ver si podemos ayudar un poco a esas madres que se encuentren ahora mismo ante esta situación:

¿Por qué se debe dar la lactancia materna a demanda?

De la cultura del biberón importamos los horarios a la lactancia materna. Con las antiguas leches artificiales de hace unos años tenía sentido que el bebé tomara una determinada cantidad en un determinado momento, ya que las leches eran muy poco digeribles y resultaban muy pesadas para los estómagos de los bebés. 

Los médicos recetaban la “fórmula” en referencia a la cantidad de leche y las horas que debían pasar entre biberón y biberón.

La glándula mamaria debe sincronizarse con las necesidades del bebé para responder a su demanda. De esta manera, el engranaje funciona rodado, el bebé es capaz de regular el alimento que necesita y la glándula responde a esa necesidad de alimento aumentando o disminuyendo la producción. 

Cualquier interferencia en esa regulación afecta tanto a la producción de leche como al bebé que no puede regular la leche que necesita. 

Es cierto que hay bebés que apreden a apañarse con horarios y la lactancia puede llegar a funcionar pero la mayoría de veces el engranaje se rompe y la lactancia termina de manera prematura. 

¿Un aumento de demanda es eso que llaman “crisis de lactancia”?

Algunas crisis o baches de crecimiento cursan con un aumento de demanda, otras no. Cuando hablamos de crisis lo hacemos para referirnos a un periodo temporal, en lo que la mayoría de los bebés muestran más hambre o más necesidad de estar agarrados al pecho.

Existen otros aumentos de demanda no relacionados con la crisis. Un bebé puede pedir el pecho cuando no se encuentra bien, está nervioso o siente que algo raro pasa en su día a día. Por aumento de demanda entendemos cualquier situación por la que el bebé muestra más necesidad de mamar, rompiendo la frecuencia a la que nos tiene acostumbradas. 

¿El pecho siempre se da a demanda?

No siempre. En general, sí debe ser así. La excepción se da en determinadas situaciones en las que debe ser la madre la que ofrezca el pecho al bebé. Es decir, debe ser la madre la que paute una demanda “mínima”.

Estos casos son cuando el bebé no aumenta de peso, es prematuro o está enfermo; en estos casos, es muy importante que sea la madre la que marque la demanda y, si el bebé no es capaz de mamar, le de su leche suplementada.

¿Y si sucede lo contrario? Mi bebé no demanda suficiente el pecho, ¿qué puedo hacer?

Hay bebés a los que cariñosamente llamamos “bellos/as durmientes”, y son bebés que solo duermen y no comen. En estos casos, es necesario usar el reloj. Sí, sé que siempre se ha dicho que el reloj es el enemigo de la lactancia pero en estos casos puede hasta llegar a ser el mejor amigo. 

Un bebé que no mama y que duerme mucho, es un bebé que no gana peso o que incluso pierde. 

Tener las tomas controladas hasta que aumente de peso y sea capaz de pedir por sí mismo es esencial, si no queremos que todo se vaya al traste. Una vez haya recuperado el peso del nacimiento o sea capaz de despertar y pedir por sí mismo, el reloj ya será innecesario. 

¿A qué se puede deber un aumento de demanda?

Cuando un bebé rompe sus “ritmos” habituales seguro que nos sorprende. Es una situación que no pasa inadvertida porque el bebé parece querer estar pegado solo al pecho.

En bebés de menos de 15 días, debemos valorar antes de nada que el aumento de peso sea adecuado. Muchos bebés maman mucho y consiguen poca leche pero siguen pidiendo sin cesar, se llevan las manos a la boca y no parecen estar nunca satisfechos. 

Si el peso está bien o el niño es más mayor, podemos valorar si pudiera coincidir con un bache de crecimiento y revisar los factores que caracteriza cada crisis.

En segundo lugar, valorar si el bebé puede tener alguna molestia física: mucosidad o congestión, dolor, problemas digestivos… Para comprobar estas situaciones es muy importante acudir al pediatra para que revise al bebé.

Si no encuentras la causa que puede provocar este aumento de demanda, podemos valorar si hay algo nuevo en el día a día del bebé que le pueda estar causando inquietud y que, a causa de ello, esté más nervioso: empezar la guardería, separarse de ti por la vuelta al trabajo, un cambio de hábitos…

¿Hay una demanda que no sea “normal”?

El aumento de demanda que rompe las tomas habituales de los bebés y en las que tienes la sensación que no hacer otra cosa que dar el pecho, pueden ser normales si coinciden con los puntos expuestos en la pregunta anterior (crisis de lactancia). Pero nunca lo son si el bebé a pesar de pasarse la vida pegado al pecho, no aumenta de peso adecuadamente.

Ante cualquier situación que no te parezca normal, no dudes en acudir a un grupo de apoyo a la lactancia o a vuestro pediatra para que pueda valorar al bebé.

¿Ideas para sobrellevar la situación un poco mejor?

Paciencia, conocimiento de lo qué está pasando y ayuda. 

Paciencia porque no vas ha hacer otra cosa que dar el pecho.

Conocimiento: para entender lo que está pasando, tener la seguridad de que va a terminar y que estás ayudando a tu bebé a superar el mal momento.

Apoyo: para que tu pareja y familiares te cuiden y que tu puedas cuidar a tu bebé.


LactApp es la experta en lactancia en tu bolsillo

Una app GRATUITA que puede dar respuesta a cualquier duda de lactancia. Lo que la diferencia de cualquier otra aplicación es que las respuestas que te da tienen en cuenta la edad y el peso de tu bebé, y tu estado, para que la información que obtengas sea lo más acertada posible.

DescargarAndroid Descargar IOS
Share

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *