He dejado la lactancia y salen gotas verdes de mi pezón | Ectasia ductal

“Hola, os escribo porque hoy me he asustado mucho. Hace dos años que dejé la lactancia con mi hijo y hoy me he apretado el pezón para enseñarle una amiga a sacarse leche manualmente. La sorpresa ha sido mayúscula al ver que me salían unas gotas verdes oscuras por el pezón ¿Qué hago? No sé a quién acudir…”

Nos hemos decidido a hablar de este tema, que no es estrictamente de lactancia, pero por el que recibimos bastantes consultas por haber poca información disponible. Hoy hablamos de la ectasia ductal.

¿Qué es la ectasia ductal?

La ectasia ductal o ensanchamiento de un conducto del pecho es un proceso benigno por el que pueden pasar muchas madres que hace tiempo que han dejado de dar el pecho.

La ectasia de los conductos ocurre cuando un conducto debajo del pezón se ensancha, las paredes del conducto se engrosan y se llena de líquido, que queda atrapado allí. El conducto galactóforo puede bloquearse u obstruirse con una sustancia espesa y pegajosa verde-marrón bastante oscura.

A menudo no causa síntomas, aunque algunas mujeres pueden presentar secreción por el pezón, sensibilidad en la mama o inflamación del conducto obstruido.

Suele producirse a partir de los 40 años, o años después de dejar la lactancia materna al involucionar la glándula mamaria.

 

Involución ¿eso qué es?

La glándula está constituida por dos tipos de tejidos. El tejido que se encarga de secretar la leche y el que se encarga de dar forma y volumen al pecho.

Este último tejido sufre modificaciones al dejar la lactancia, normalmente el pecho al dejar la lactancia primero pierde tejido graso (por eso los pechos suelen quedar más pequeños y blandos) y años después se va recuperando, aumentando un poco el volumen del pecho.

Pero el tejido glandular, el que se encarga de fabricar la leche, no tiene sentido que esté activo cuando se deja la lactancia o cuando una mujer entra en la menopausia. Así que poco a poco se va destruyendo a sí mismo en un proceso totalmente fisiológico y benigno.

 

¿Y esta sustancia oscura?

No son más que células de las paredes de los conductos junto con lípidos y minerales. El color puede variar un poco de un verde más claro a uno más oscuro. Y es bastante habitual que en el momento de exprimir el pezón salgan otras gotas blancas o transparentes.

Lo que es más importante es que esta sustancia no debe salir de manera espontánea, debe aparecer solo en el caso de manipular en pezón.

Si sale de manera espontánea o es de color rojo siempre es mejor consultar inmediatamente con un ginecólogo.

¿Pero es peligroso?

La ectasia ductal es un proceso benigno de la mama que no suele requerir tratamiento. En el caso que tengas dolor, el mastólogo te puede recomendar una ronda de tratamiento con antiinflamatorios y antibióticos.

Una pregunta habitual es saber si esta situación se relaciona con el cáncer de mama. La respuesta es no, la ectasia de los conductos mamarios no aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama.

 

¿Qué tengo que hacer?

Siempre que observes modificaciones en tu pecho, en tu pezón u observes secreciones, lo más recomendable que preguntes a un ginecólogo o mastólogo para que verifique que efectivamente se trata de este proceso benigno.

 

*https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/mammary-duct-ectasia/basics/treatment/con-20025073?p=1

 

Resuelve todas tus dudas de lactancia, desde el embarazo hasta el destete:

DescargarAndroid Descargar IOS
Share

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *