Leche de fórmula: tipos, clases y variedades

Hace pocas semanas se inició una polémica que ha hecho correr ríos de tinta: un restaurante vegano llamó la atención a una madre por dar un biberón dentro del establecimiento.

Paralelamente, se abrió el debate sobre las opciones que tienen las familias que optan por no amamantar o las que deben complementar la dieta de sus pequeños con leche artificial.

Hemos recibido varias consultas en este sentido así que hoy vamos a intentar ofrecer respuestas a vuestras dudas:

 

 

  • Si no le quiero / puedo dar el pecho, ¿qué leche le puedo dar?

Durante el primer año de vida del bebé, su alimento principal debe ser la leche, ya sea materna o artificial. En el caso de una mujer que decide no dar el pecho o combinar leche materna con leche artificial (lactancia mixta), por la razón que sea, las opciones que tiene para alimentar al bebé serán las siguientes:

La composición de la leche artificial está regulada por ley, por ello, todas las industrias fabrican la leche bajo unos parámetros mínimos. No hay leches mejores que otras y su composición viene determinada por el Codex Alimentarius, y la elección de cada familia dependerá de sus preferencias personales, el precio o las preferencias del bebé.

Mucho se ha hablado de la presencia de aceite de palma en la leche artificial. La leche materna proporciona al bebé ácido beta palmítico, las leches artificiales también lo tienen pero en una forma de ácido alfa palmítico permitido por la ley española.

 

  • ¿Y las leches de fórmula ecológicas no son mejores?

Los estudios parecen apuntar que no son mucho mejores y que la composición no difiere mucho de las leches no ecológicas.

Evidentemente, hay otras razones perfectamente válidas para que muchas familias elijan este tipo de productos como son el comercio de proximidad o la agricultura ecológica. El consumo de fórmulas ecológicas son una clara decisión familiar.

 

  • ¿Y las leches adaptadas vegetales?

Por ley se pueden fabricar leches artificiales con base de leche animal, la más habitual la de vaca, y luego existen en el mercado leches con una base vegetal, ya sea de arroz o de soja. Estas leches no se compran en supermercados y su composición está sujeta a normativas iguales que las que están elaboradas a base de leche animal.

Este tipo de leche se puede ofrecer a los bebés en caso de: alergia a la proteína de leche lactobovina, preferencias personales o dietéticas (familias vegetarianas*), bebés con galactosemia o bebés que ya toman leche artificial y sufren una intolerancia transitoria a la lactosa.

Se ha hablado sobre si estas leches alimentan o no, o sin adecuadas.

Para los bebés son adecuadas, eso lo primero.  Y están pensadas para que un bebé encuentre en ella todos los elementos nutricionales que requiere. Por contra, esta leche vale el doble que la leche artificial común y además tiene un sabor peculiar que en ocasiones crea rechazo a los bebés.

 

  • ¿Qué es una leche elemental?

Las leches elementales o semielementales son fórmulas realizadas con aminoácidos (partes de la proteína) sintéticos por lo que no tienen capacidad de producir alergias. Son un producto muy caro y con muy mal sabor que solo debería ser ofrecido a los bebés con graves problemas de alergias o otras patologías.

 

  • ¿Qué significa que la leche ha sido hidrolizada?

La leche hidrolizada ha sufrido un proceso en el que las proteínas se han fraccionado y eliminado algunas de ellas. De esta manera han perdido en parte su capacidad para causar alergias. Existen diversos grados  y tipos de hidrolización según las diversas necesidades de los niños alérgicos.

 

  • ¿Y las leches sin lactosa?

La intolerancia a la lactosa suele ser un proceso temporal debido a la administración de antibióticos o a una enfermedad gastrointestinal que destruyen la lactasa del intestino encargada de fragmentar la lactosa en dos azúcares simples para que pueda ser digerida.

Las fórmulas sin lactosa para bebés suelen ser de uso temporal y no se debería confundir la alergia a la proteína de la leche de vaca con la incapacidad transitoria de digerir la lactosa.

 

  • Mi bebé tiene alergia a la proteína de leche de vaca (APLV) ¿qué leche necesita?

Cuando un bebé padece (APLV) la primera opción sería eliminar totalmente de la dieta materna dicha proteína (ya sea de vaca o cabra) para evitar que llegue al bebé a través de la leche materna.

Si la madre no quiere o no puede hacer dieta de exclusión el siguiente paso es ofrecer leche artificial sin proteínas de leche vaca.

 

  • ¿Y las fórmulas a base de leche de cabra?

En el mercado español han aparecido desde hace relativamente poco tiempo leches artificiales cuya base no es la leche de vaca, es la de cabra.

Mucho se habla de que la leche de cabra es más similar a la leche humana que la de vaca y que por ese motivo es mejor para los bebés.

No existe evidencia de que estas afirmaciones sean ciertas y el uso de leche de fórmula a base de cabra debería ser exclusivamente una decisión de las familias.

 

  • Las llamadas leches vegetales ¿son aptas para bebés?

Los licuados que podemos encontrar en el supermercado y dirigidos al público adulto, no son aptos para bebés menores de 6 meses.

A partir de los 6 meses, y evitando el licuado de arroz ya que es muy rico en arsénico, se pueden ofrecer a los bebés siempre y cuando no sustituyan ni total ni parcialmente la leche materna o artificial.

 

  • ¿Y la leche de vaca?

Antiguamente, la leche de vaca rebajada con agua y mezclada con otros alimentos se solía usar como sustituto de la leche materna cuando los bebés no podían tomarla por la razón que fuera. Tristemente, estamos viendo cómo esta recomendación antigua y desfasada se está volviendo a proponer en algunos países, como Venezuela, por la imposibilidad de las familias de acceder a la leche artificial.

La leche de vaca no es en ningún caso un alimento apto para los bebés menores de 6 meses dado que su composición no es adecuada para su adecuado crecimiento y desarrollo.

 

  • ¿Y las leches de crecimiento o tipo 3?

A partir del año de vida, los bebés que toman el pecho pueden seguir con la lactancia sin necesitar otra leche. Si en casa se consumen leche o derivados y se quiere ofrecer a los bebés, estos pueden tomar leche de vaca entera de la misma que los adultos, no siendo necesarias ni recomendables las llamadas leche de crecimiento o tipo 3 ya que en su composición se abusa del azúcar y no aportan ningún elemento extra que sea necesario para el crecimiento de los niños.

*No existen leches de fórmula totalmente veganas, ya que la vitamina D añadida a la leche es de origen animal

 

Fuentes:


Descarga LactApp gratis

LactApp es la app que te acompaña durante toda tu lactancia y te ofrece respuestas personalizadas según tu perfil y el de tu bebé. Puedes usarla ya desde el embarazo y hasta el momento de destetar.

DescargarAndroid Descargar IOS
Share

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *