Las primeras horas con tu bebé

Después del nacimiento de tu bebé empieza un mundo nuevo y una gran aventura. Conocer detalladamente qué va a pasar en esas primeras horas es esencial para que estés tranquila y sepas reaccionar si es necesario.

lactapp-primeras-horas-lactancia

 

Contacto piel con piel y primera toma

Después del nacimiento, el espacio ideal para un bebé es el cuerpo de su madre. Sobre él va a comenzar a poner en funcionamiento todos sus comportamientos innatos que le van a permitir llegar al pezón y mamar. Los bebés saben hacerlo por sí solos y tan solo hay que darles el tiempo necesario para que lo hagan.

Cuando un bebé es puesto sobre el cuerpo desnudo de su madre inmediatamente después de nacer hablamos de contacto piel con piel inmediato. Todas las rutinas que se aplican al bebé pueden esperar, el bebé pesará y medirá lo mismo después de realizar la primera toma. Tampoco es necesario realizar ningún proceso higiénico como limpiarlo o aspirarle los orificios de la nariz. Evidentemente, hay tiempo de sobras para cortar el cordón umbilical y se puede hacer encima de la mamá cuando el cordón haya dejado de latir.

El bebé debe ser colocado tapado encima del cuerpo de su madre y se le debe permitir libertad de movimientos para que empiece a gatear y arrastrarse para llegar al pecho por sí mismo. Este proceso dura entre 50-70 minutos y es muy importante no intervenir, ni forzar al bebé a mamar. La madre tan solo debe contener su cuerpo y permitir sus movimientos. La paciencia (y el apoyo del resto) es la clave para lograrlo.

Cuando este contacto se produce en la media hora después del nacimiento ya no hablamos de contacto inmediato, sino de contacto precoz. Y normalmente si se ha retrasado este momento ha sido para medir y lavar al bebé, lo que puede interferir en sus habilidades para llegar al pecho. Todo el cuerpo del bebé nace bañado en líquido amniótico y ese es el mismo olor del calostro.  En los recién nacidos el sentido del olfato es muy potente y les permite reconocer el olor de su madre, sabiéndolo diferenciar del olor de otras madres.

Si se produce esta primera toma se ha demostrado científicamente un beneficio positivo en el éxito de la lactancia tanto a corto como a largo plazo: menos posibilidades de que la madre sufra ingurgitaciones, mejor agarre y mayor duración de la misma.

Si este primer encuentro no se produce en al sala de partos, aún hay tiempo. Una vez llegados a la habitación y si han pasado menos de dos horas y el bebé está activo podemos poner al bebé piel con piel y dejar que se agarre por sí mismo.

Si no lo hace y se duermen podemos mantener el contacto piel con piel que garantiza que el bebé no va a tener que gastar su energía para calentarse y vamos a evitar de esta manera tan simple que pierda peso.

 

El bebé nace en estado de alerta, preparado para mamar

Cuando un bebé nace, lo hace lleno de noradrenalina, una hormona que le predispone a estar atento y dispuesto a mamar. Es posible que en estas dos primeras horas de vida esté despierto y activo, que quiera estar agarrado al pecho y que proteste en el momento que esté separado del cuerpo de su madre.

Cuando un bebé se agarra por sí mismo al pecho tenemos más probabilidades que lo haga bien y que no cause dolor. El dolor no forma parte de la lactancia, lo que puedes notar es una sensación similar a un pinchazo en el momento que se agarre. Es una sensación breve y bastante intensa que debe desaparecer en los segundos posteriores de empezar la toma, y tiene una causa hormonal y no está relacionada con el agarre del bebé. Si el dolor persiste a lo largo de la toma o el dolor aumenta, pide ayuda porque algo no va bien.

Después de este periodo de actividad llega la calma. El letargo, un periodo en el que bebé y mamá tienen tiempo de recuperarse del parto. El bebé va a dormir durante bastantes horas (unas 6-8 a veces si ha mamado con efectividad hasta 12 horas), es un periodo normal y que es necesario respetar. Descansa, que los días siguientes van a ser movidos.

 

¿Qué pasa si nos han separado, el bebé no ha podido mamar y se ha dormido?

Las cosas no siempre salen como las hemos planeado. Es posible que no hayamos podido hacer ese piel shutterstock_256102522con piel que queríamos y hemos tenido que estar separadas de nuestro bebé durante sus primeras horas. Si cuando nos lo traen está muy dormido (letargia) y no hay manera de que se despierte para mamar podemos realizar una extracción manual de calostro para poder ofrecerla al bebé.

Tan solo es necesario una cuchara y una jeringa con la que recoger el calostro. Realizando un poco de extracción manual podrás conseguir el preciado calostro que se lo vas a poder ofrecer usando la técnica jeringa-dedo. Que aunque el bebé esté demasiado dormido va a aceptar con relativa facilidad.

 

¿Y las bajadas de azúcar?

Para un bebé que no ha mamado después del parto es aún más importante mantener ese contacto piel con piel contigo o con tu pareja. Este simple gesto le va a permitir aprovechar el calor de tu cuerpo para mantener su temperatura estable, evitando el riesgo de sufrir hipoglucemias (bajadas de azúcar) y perder peso.

Para prepararte bien para esas primeras horas, te puede ayudar acudir a un grupo de apoyo a la lactancia y preparar el plan de parto que te deberían facilitar en el centro en el que darás a luz.

 

Esperamos que puedas disfrutar mucho de esas primeras horas. Y estaremos encantadas de acompañarte desde la app de LactApp para cualquier duda que vaya surgiendo.

Resuelve todas tus dudas de lactancia, desde el embarazo hasta el destete:

DescargarAndroid Descargar IOS
Share

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *