¿Cómo conseguir que tome la leche del final?

¿Cómo conseguir que tome la leche del final?

¿Mi bebé está tomando la leche del final? Esta es la pregunta que se han hecho muchas madres. Quizá tú te lo estás preguntando y hoy vamos a dar respuesta a esta inquietud, y estamos seguras de que la respuesta te va a sorprender.

Una pesadilla que han tenido muchas madres es poder saber cuándo su bebé está tomando la llamada “leche del principio” o cuándo está tomando la “leche del final”.

Asesoras de lactancia, comadronas, IBCLC… hemos insistido y repetido hasta la saciedad −y durante años− la importancia de que el bebé llegue a tomar la leche del final del pecho. Y tanto hemos insistido que al final el mensaje ha llegado y muchas madres se han obsesionado en querer saber si su bebé llega a tomar esta leche.

lactapp-leche-del-final-lactancia

¿Qué quiere decir “leche del final”?

La leche materna es el único alimento que experimenta variaciones en su composición. Y uno de los componentes que más varía es la grasa. La grasa está presente en toda la toma, “del inicio al final”.

Para entendernos, podemos imaginar que las moléculas de grasa de la leche son muy pesadas, y avanzan lentamente pegadas a las conductos para llegar al pezón. Esto hace que se necesite un rato para que por fin lleguen al bebé.

Nos hemos empeñado en repetir que era importante que los bebés llegaran a la leche del final y quizá habría sido más simple hablar de la importancia de la lactancia a demanda y sin restricciones durante la toma. Porque si el bebé tiene el acceso y el tiempo suficiente para tomar tanto pecho como necesite, se va a regular perfectamente y tomará toda la grasa que le pida su cuerpo.

 

La grasa es el contenido más variable de la leche materna, ¿no?

Sí, dentro de todos los elementos que conforman la leche materna, la grasa es el que más varía: del inicio al final de la toma, a lo largo del día y a lo largo de la lactancia (la leche, al año, tiene un 28% más de grasa que la leche de los primeros meses)… así que se adapta a las necesidades del bebé.

 

Pero, ¿se puede saber si ha tomado “la leche del final”?

No podemos saber qué está tomando en cada momento. El pecho no es transparente y no podemos ver la composición a cada instante, ni existe un momento o un tiempo determinado en la toma en el que podamos afirmar que el bebé ya está tomando la leche con más grasa.

El pecho es mágico y si se permite que el bebé mame a libre demanda, conseguirá adaptarlo perfectamente a sus necesidades en cada momento. La parte positiva es que no es necesario vigilar que esté tomando la leche del final, simplemente podemos saber que el bebé está tomando todo lo que necesita si él aumenta de peso como corresponde a su edad.

 

¿Qué hago entonces?

Nuestras recomendaciones se basan principalmente en dos puntos, que vienen a ser lo mismo: LA CONFIANZA

Punto 1: confianza en el bebé

El pecho es opaco, no nos permite ver su contenido. El único que sabe qué está tomando en cada momento es el bebé. Por tanto, nosotras no vamos a saber qué está tomando pero podemos estar seguras de que él sí lo sabe. Si necesita más cantidad o menos, nos lo hará saber a cada momento.

Punto 2: confianza en ti

Tienes dos pechos y sólo debes saber que con un pecho por toma, durante los primeros meses, los bebés tienen de sobras para alimentarse. Así pues, deja que elija el menú, deja que decida cuándo y cuánto quiere mamar. Deja que sea él el que se suelte y diga basta. Confía en tu cuerpo. Tu cuerpo y tu bebé estáis intensamente conectados y a partir de la demanda de tu bebé, tu cuerpo reaccionará fabricando una leche óptima en cada momento. Tu cuerpo sabe fabricar la leche en la composición que el bebé necesita.

 

En resumen, lo de la leche del principio y la leche del final ha sido una complicación más añadida para las madres lactantes, un tema que ha preocupado a muchas madres de manera innecesaria. Así que:

  • Confía en tu bebé, sólo él sabe lo que necesita.
  • Confía en tu cuerpo y en tu pecho (sabe lo que hace).
  • No es necesaria una dieta especial, pero sí es recomendable, como en todas las etapas de la vida, una dieta saludable.
  • Permite que sea tu bebé el que decida en qué momento se quiere soltar del pecho.
  • No limites las tomas ni le des el pecho con horarios.

 

Hacemos aquí un inciso especial dirigido a bebés prematuros, de bajo peso o que todavía no han recuperado el peso del nacimiento. Hasta que el bebé no pueda establecer “su demanda” será necesario que lo ayudemos a mantenerla y ofrecerle el pecho un mínimo de cada 2 horas durante el día y cada 3 por la noche. Cuando él haya recuperado el peso y esté más activo ya podremos relajarnos y dejar que sea él el que vaya indicando sus rutinas.

 


LactApp es la experta en lactancia en tu bolsillo

Descarga ahora la app GRATUITA y resuelve todas tus dudas de lactancia, desde el embarazo hasta el destete:

DescargarAndroid Descargar IOS
Share

0 comentarios sobre “¿Cómo conseguir que tome la leche del final?

  1. Hola, muy interessante el articulo, mi bebè hace eso en cada toma hace un solo pecho. Pero ultimamente hace la caca de color verde ( normalmente és color mostaza) y me han dicho que es porque no come la grasa….ahora no sé como hacerlo, le ofrezco el ultimo pecho del que ha mamado en la anterior toma? Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *