Isquemia del pezón: tres posibles causas

“Al terminar la toma empieza todo. El pezón se queda blanco y empiezo a tener dolor. Me duele mucho y no sé qué es. Además, cuando salgo de la ducha o salgo a la calle y hace frío el dolor reaparece. ¿Sabes qué puede ser?”

Lo que nos describe esta madre es una isquemia del pezón, una falta de aporte sanguíneo que puede causar mucho dolor. Las isquemias se producen por diversos motivos y no se tratan todas igual.

Existen principalmente tres causas por las que una madre puede sufrir una isquemia transitoria del pezón, unas relacionadas con el dolor y el mal agarre y otro tipo relacionado con problemas de mala circulación previas en la madre.

Fenómeno o Síndrome de Raynaud

Cuando hablamos de Síndrome de Raynaud nos referimos a una afección en la cual las temperaturas frías o las emociones fuertes causan espasmos vasculares. Los vasos sanguíneos se estrechan de manera temporal, bloquean el flujo sanguíneo de las partes más distales del cuerpo: los dedos de manos y pies, las orejas, la nariz y también los pezones.

Esta reacción al frío o al estrés es más fuerte en personas que padecen del fenómeno de Raynaud. Los vasos sanguíneos se estrechan más y más rápidamente que en casos normales. Esto se conoce como “episodio”.

Durante un episodio, los dedos de las manos y los pies cambian de color. Pueden pasar del blanco al azul y después al rojo. También se pueden sentir fríos y entumecidos por la falta de circulación. Una vez acaba el episodio y la sangre vuelve a su flujo normal, puede sentir un dolor pulsante, hormigueo en el pezón… En unos 15 minutos el episodio termina y el dolor desaparece.

Normalmente, cuando una madre lactante sufre episodios puede tenerlo en los pezones. Los pezones después de la toma sufren cambios de coloración y aparece un dolor muy intenso. En estos casos, el tratamiento con una medicación vasodilatadora suele ser eficaz a la vez que tomar una bebida caliente mientras se da el pecho y aplicar calor local sobre la zona de la areola y el pezón al terminar de amamantar.

Isquemia causada por el miedo

Cuando una madre tiene miedo porque amamantar le resulta doloroso, tiene grietas o ha tenido experiencias negativas puede llegar a segregar gran cantidad de catecolaminas (hormonas del miedo) que pueden causar trastornos a nivel circulatorio. Esto hace que aparezcan episodios de isquemia en el pezón.

En estos casos, hay que resolver la causa del dolor o del miedo, acompañar y ayudar a la madre a relajarse ayuda a evitar que se produzca el episodio de isquemia:

  • Hablar con ella mientras da el pecho
  • Escuchar música que le guste mientras amamanta
  • Tomar algo caliente y facilitar que se sienta relajada y acompañada
  • Masajear mientras da el pecho la zona de los omóplatos

A medida que experimenta menos dolor y tensión los episodios de isquemia tenderán a resolverse.

Isquemia por compresión del pezón

Cuando un bebé mama, el pezón de la madre se alarga dentro de su boca y llega a situarse entre el paladar duro y blando del bebé, de esta manera queda protegido por la lengua y los carrillos del bebé.

Por contra, cuando un bebé mama en una mala postura o con un mal agarre el pezón puede sufrir compresiones o traumatismos que producen una falta de riego sanguíneo en el mismo. Cuando el pezón sale de la boca del bebé suele aparecer deformado, similar a la forma de la punta de un pintalabios, y es en ese momento cuando la madre siente mucho dolor y el pezón puede aparecer blanco o de un color azulado.

Resvolver el mal agarre o la mala postura es vital para evitar este proceso pero una vez se produce y hasta no resolver la situación, la madre puede aplicar calor local sobre la zona del pezón y la areola.

El calor lo puede aplicar con la mano, sujetando y apretando el pecho hacia las costillas. También con compresas calientes o sacos de calor.

En cualquier caso, es recomendable acudir a un grupo de apoyo a la lactancia para poder revisar el agarre y la postura del bebé al pecho.

Descarga LactApp gratis

LactApp es la app que te acompaña durante toda tu lactancia y te ofrece respuestas personalizadas según tu perfil y el de tu bebé. Puedes usarla ya desde el embarazo y hasta el destete.

DescargarAndroid Descargar IOS
Share

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Cristina dice:

    Buenas! Me siento muy identificada con el articulo, mi pregunta es que si es normal despues de padecer grietas, incluso despues de dejar la lactancia a los 20m sigo teniendo el pezón blanco?

  2. Amalia dice:

    Padezco síndrome de raynaud, desconocia que la sensación en los pezones y el color que se les quedaba fuera a causa de eso. Siempre aprendo cosas de ustedes, muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *