Frenillo lingual corto: posibles repercusiones para la madre

Hace poco os hablábamos de las posibles repercusiones para el bebé por tener un frenillo lingual corto. Hoy hablamos de algunas de las posibles consecuencias que puede sufrir la madre, entre ellas: dolor, grietas, baja producción de leche, exceso de producción, isquemias del pezón, mastitis y/o obstrucciones de repetición… y, consecuencia de todo esto, es posible que la madre sienta desánimo y frustración que la lleven a destetar quizá antes de lo que desearía.

Recordad que el frenillo lingual no afecta siempre de la misma manera y que depende de cada pareja madre-bebé. Si tenéis dudas o comentarios, estaremos encantadas de responder en este apartado del blog.

LactApp-frenillo-lingual-dolor-madre

Share

También te podría gustar...

No hay respuestas

  1. Cati dice:

    Mi peque de 3 meses tiene tipo 3, no me hace grietas y pone peso muy bien, pero he tenido obstrucciones y mastitis en lo que va de lactancia. Estoy en un grupo de apoyo del que estoy súper contenta de estar , te ayudan en todo y te apoyan, hacen una gran labor , no lo dudéis y solicitar ayuda , seguro que hay algún grupo cerca de ti!

  2. Miriam dice:

    Mi peque perdió mucho peso (nació con 3360gr y al tercer dia ya estaba en 3kg justos) en 10 días sólo ganó 50gr, la tenía todo el día pegada al pecho, y yo con muchas grietas, en el hospital nos dijeron que tenía un poco de frenillo pero era tan poco que no lo tocaban, a los 10 días en el CAP la pediatra se lo cortó, tal cual se lo cortó me la puse al pecho (con sangre en la boca pobre) empezó a mamar con unas ganas y ya no me dolía, empezó a ganar peso rápido.
    Ahora tiene casi 11 meses, está hermosa, sigue tomando mucho pecho y también papillas, lo malo es que para dormirse y consolarse también me busca el pecho, no quiere chupete. Me han dicho que tengo que dejar de hacer eso y aguantar sus berrinches, no se que debo hacer, no me gusta que llore pero tampoco se si es bueno para ella que me use de consuelo.

    • Alba Padro Arocas dice:

      Hola Miriam, felicidades por tu lactancia, está claro que has luchado mucho para conseguirla. Todavía hay muchos mitos alrededor de la lactancia y uno de ellos es que el pecho no debería servir para calmar a los bebés. Pero solo es eso, un mito y un prejuicio cultural y social. El pecho está hecho para eso: para alimentar, hidratar, calmar, amar, proteger… esa es su función. El día que la lactancia se termina, las madres suelen echar de menos esa magia del pecho para consolar a nuestros pequeños 😉 Te puede ayudar leer algún libro del pediatra Carlos González como “Bésame mucho” para reafirmarte. ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *