Cómo favorecer una lactancia materna exitosa

LactApp_claves_lactancia_exito

La lactancia materna es una experiencia vital, una aventura. Es un camino que no sabemos hasta donde nos puede llevar ni qué visitaremos durante el viaje. A pesar de tener nuestras propias expectativas al respecto, la realidad es que los obstáculos o las facilidades que nos encontremos previamente y durante la lactancia, pueden determinar en qué punto terminamos la aventura y la experiencia global del viaje.

En este sentido, queremos hacer un repaso a los principales factores que pueden favorecer una lactancia materna exitosa. Pero antes, haciendo un apunte sobre qué podemos considerar un éxito en lactancia materna. Bueno, pues nos vamos a mojarnos con esta definición:

La lactancia materna exitosa es aquella que permite a madre y a bebé conseguir una lactancia efectiva y, al mismo tiempo, tener una buena experiencia de su lactancia.

Fijaros que no hemos puesto “una lactancia larga en el tiempo”, de “un mínimo de 2 años” ni nada por el estilo. El tiempo que dure la lactancia es algo que solo concierne a madre y bebé. Y debemos añadir que seguramente hay más factores que pueden afectar al buen funcionamiento de la lactancia, por ejemplo: problemas físicos que no permitan amamantar en exlusiva como una baja producción de leche o una enfermedad del bebé, pocas ayudas político-sociales para volver a trabajar y mantener la lactancia, entre otros. En este caso, tratamos de nombrar factores internos y externos más relacionados con los recursos y la actitud que puede haber en relación a la lactancia.

 

Cómo favorecer una lactancia materna exitosa

  • Acceso a información fiable, cercana y de calidad 

Cada vez hay más información y evidencia que nos permite a las madres tomar decisiones acertadas, adaptadas a su realidad y necesidades. En este sentido, tenemos a la fantástica web www.e-lactancia.org, en la que se puede consultar la compatibilidad de los medicamentos con la lactancia materna. Otra gran web es la de la asociación Alba Lactancia Materna con información muy completa y actualizada. Y, por qué no decirlo, nuestra propia aplicación en la que puedes encontrar respuestas adaptadas a tus dudas.

  • Apoyo profesional pre y posparto

La comadrona como la principal figura sanitaria, pero también otros profesionales como pediatras, ginecólogos, enfermeras, farmacéuticos, IBCLC… son una figura muy importante a la hora de ofrecer información fiable de lactancia materna tanto durante el embarazo como en el posparto. Es importante que ante cualquier dificultad, la madre pueda encontrar respuestas que puedan solucionar los problemas, grandes o pequeños, que vayan surgiendo.

Si cuentan con el apoyo profesional adecuado, las acciones que se harán favorecerán la lactancia. Por ejemplo, en el posparto inmediato, la madre y el bebé estarán juntos, a no ser que haya una razón de fuerza mayor que requiera separarlos; ante una posible duda de que el bebé esté tomando suficiente leche, se intentará encarrilar la lactancia; ante un malestar del bebé no se retirará la lactancia sin causa aparente; se le dará medicación y tratamientos alternativos compatibles con la lactancia; etc.

  • Apoyo de la pareja

El papel de la pareja es tan importante que ya existen estudios que demuestran que su implicación con la lactancia materna, favorece que ésta sea menos problemática y que dure más tiempo, en comparación a las lactancias en las que no han participado o no simplemente no se han implicado.

  • Apoyo del entorno familiar y de amistades

El entorno de la pareja es también un elemento clave. ¿La madre está cómoda amamantando? ¿Se la alienta? ¿Recibe mensajes positivos? Si no es así, pueden provocar un importante malestar e incluso el abandono de la lactancia.

  • Grupo de apoyo / red de madres

Hemos perdido la cultura de amamantar. Ya no vemos a nuestras hermanas, tías, vecinas… amamantando. Este apoyo entre madres lo tenemos que buscar proactivamente. Lo ideal es acudir a un grupo de apoyo a la lactancia, que además está dirigido por asesoras de lactancia, que pueden orientar y apoyar, siempre desde el respeto a las decisiones de la madre y su situación. La normalidad de la lactancia no es una cuestión médica y las madres entre nosotras podemos ser un gran apoyo externo para continuar adelante.

  • Experiencias previas

No solamente nuestras vivencias viendo a otros bebés siendo amamantados, también nuestra propia experiencia, positiva o negativa, puede favorecer que amamantemos en esta ocasión. En nuestro imaginario colectivo está el cómo se amamanta en las películas y series. Y claro, como el resto del montaje, la lactancia dista mucho de lo que es en realidad.

  • Voluntad de la propia madre

Las madres tenemos muchísima información a nuestro alcance y sabemos bien que la lactancia es lo mejor para nuestros bebés. Por esta razón, o simplemente porque queremos hacerlo, nuestra voluntad puede ser el elemento clave para conseguir tirar adelante cuando surgen dificultades o no encontramos el apoyo deseado en nuestro entorno.

  • Confianza en ella misma y en su cuerpo

Empezando por cómo fue el proceso de fertilidad, o también por el control durante el embarazo o el parto, pueden hacer que la mujer confíe poco en su cuerpo. Si nos encontramos en el caso de que no confiamos en que nuestro cuerpo será capaz de dar a luz, quizá podemos pensar que tampoco será capaz de amamantar a un bebé. Aún así, también se puede dar el efecto contrario, y ante una situación de debilidad durante el parto, la lactancia puede ser la bandera de la madre con la que pueda sentirse capaz y perfectamente preparada para alimentar a su bebé, y recuperar la confianza en sí misma.

En este sentido, cuánto más lejos tengan la publicidad de leche artificial, mejor. Porque esta publicidad no hace más que incidir en la necesidad de dejar el pecho a cierta edad para dar fórmula, como si hubiera un momento en que fuera mejor dar leche artificial que la materna. Cuando toda la evidencia que hay al respecto, dice justamente lo contrario. No se trata de hacer una guerra lactancia vs. biberón; lo que queremos es que la publicidad de leches de fórmula quede profundamente coartada y anulada, y que paguen unos impuestos inusualmente altos. Con todo lo que gastan en marketing, quizá sería una oportunidad para regresar al cheque-bebé para apoyar la natalidad.

 

Evidentemente, desconocemos el orden real de importancia de cada uno de estos elementos. Además, para cada madre, cada uno de estos puntos tendrá una importancia distinta o incluso habrá otros puntos que no hemos considerado. Aún así, con este listado queríamos incidir en que la voluntad de la madre es solo UN factor, solamente UNA cosa dentro de esta lista, y no es justo reducir las posibilidades de éxito de una lactancia a que la madre le ponga mucha voluntad para conseguirla. Porque si no recibe apoyo profesional, ni del entorno, ni tiene acceso a un grupo de apoyo… está claro que no juega con las mismas cartas y puede vivir una experiencia desalentadora.

En definitiva, creemos que debemos trabajar entre todos para que la lactancia materna sea más placentera, apoyada, valorada y respetada. Y al final, cada madre, pondrá la voluntad que quiera para llegar hasta donde desee.

 


LactApp es la experta en lactancia en tu bolsillo

Una app GRATUITA que puede dar respuesta a cualquier duda de lactancia. Lo que la diferencia de cualquier otra aplicación es que las respuestas que te da tienen en cuenta la edad y el peso de tu bebé, y tu estado, para que la información que obtengas sea lo más acertada posible.

DescargarAndroid Descargar IOS
Share

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Bárbara dice:

    Voy por mi tercer lactancia exitosa y creo que la clave en nuestro caso es que jamás se me ocurrió que hubiera otra forma de alimentar a un bebé que no fuera con la teta, y mi marido igual. Al nacer mi primera hija ni siquiera había leído nada al respecto y, ya con la lactancia establecida, maravillada del poder de mi cuerpo es que comencé a leer. Y es que me sentía una superheroina con mi poder de alimentar, consolar, calmar…
    Mi marido y toda la familia fueron grandes soportes, colaborando conmigo y siempre con palabras de aliento. Y también tengo que reconocer que nunca escuché comentarios negativos de la sociedad en general si no al contrario siempre palabras bonitas (y he amantado y lo hago aún en todos lados, así que hay bastante ocasión a comentarios, je je)
    Besos desde Argentina

  2. Emma dice:

    Llegint aquest post he estat pensant perquè la nostra lactància ha estat i és exitosa. Aquestes són les meves conclusions:

    – La disfrutem a pesart de les clivelles, una mastitis (molt breu, per cert) i diverses dificultats que hem pogut superar gràcies al blog Alba Lactància Materna.
    – Recolzament absolut i sense escletxes del pare.
    – Haver deixat la feina el primer any i mig i després reincorpor-me a mitja jornada.
    – Mai he negat el pit a la meva filla. Tot i que la maternitat no ha estat ni de bon tros allò que t’ensenyem a les pel·lícules, no sé ni com, he acceptat sense masses dificultats estar absolutament disponible per la meva filla. Així no he estat conscient de les famoses crisis. Només cap als cinc mesos vam tenir dubtes de si estava fent prou llet, però com que quan m’apretava el pit sortia llet a raig vam seguir confiant amb el meu cos.
    – L’entorn no ha estat obertament crític.
    – No he posat cap límit, només petites metes. Ara ja fa temps, després de poc més de dos anys, que la única meta és fins que ella vulgui.
    – La informació ha fet que la decisió de fer LM fos ferma, que les dificultats fossin petits obstàcles. No he anat mai a cap grup, però sí que he disposat de bona informació a través d’internet. A nivell individual, només quan vaig parir em van assessorar les matrones i la infermera pediàtrica i em va anar força bé. A nivell col·lectiu, a les classes preparat vam tenir tota una sessió de LM. De LA res.

    Crec que tot plegat ha ajudat a que tinguem una lactància exitosa i que la puguem seguir disfrutant.

  3. Maca dice:

    Soy primeriza, con una hija de 16 meses. Mi lactancia comenzó a estar bien desde el segundo mes. Fueron muy difícil porque tenía pezón plano y se me hicieron grietas sangrantes, luego frenillo tipo 3, 2 mastitis subclínica con cultivos +, y parece que Sd. Reynaud. Se suma a estos problemas a profesionales poco capacitados. Superamos todos estos problemas gracias a que estaba informada de los beneficios de la lactancia ( soy matrona de neonatología), si no lo hubiera sabido habría renunciado, porque fueron 2 meses de mucho dolor físico y pensé que nunca lo lograría. El primer día de hospital ya querían dar fórmula porque bajo mucho de peso y yo me negué, luego en casa seguí con las grietas, fui donde las enfermeras del cap, y nada, no supieron ayudarme, hasta que llegué a un comadron que sí supo como ayudarme: vio frenillo y me derivó, vio mi estado emocional ( muy mal) y me envió a Sicóloga y me envió con una asesora de lactancia y ahí comenzó a mejorar poco a poco todo. En todo momento tuve apoyo de mi marido, ni familia está lejos y la de mi marido, don de bibis, pero no se involucraron porque me vieron decidida a seguir con el pecho de exclusivo. Resumen: se necesita mucha información y mucho apoyo, si. no, es muy difícil. Llevo 16 meses de lme, no le he dado ni una gota de otra leche que no sea la mía, y estoy feliz, pero más feliz es mi hija con su teta.

  4. Paola dice:

    A mi me costó muchísimo la lactancia, pase por grietas, en el alma y en mis pezones, lágrimas mías y tensiones en mi bebé. Sufro de trastorno de ansiedad con ataques de panico y terapia psicoanalitica sin medicación. Las crisis son frecuentes a partir del nacimiento. Tuve un embarazo complicado pero resultó todo bien. Mi hijo nació de 36 semanas, excelentes reflejos, logró prenderse exitosamente. Nació con 2.670 y salio de la clínica con 2.500 y muy poca información, a demanda me dijeron!!! Pero claro, mi bebé dormía de corrido y yo no lo despertaba. Pensaba, sera que no quiere sino se despertaría. Primer control mi bebe se fue a 2.300 y pasé a lactancia mixta para ganar peso. En 5 días bajó 200 g. Uffff como costó escuchar la palabra mamadera. No quedaba otra que arriesgar, la salud de mi hijo obvio que mucho mas importante que mis ideales.Mi marido siempre me apoyo en todo pero sus indecisiones e inseguridades me tiraban abajo. Estaremos haciendo bien? Cada control de peso era una tortura y me dejaba al descubierto, si llegaba a fallar me iban a retar, me pesaba enormemente el tema de dar teta y mamadera, porque mi marido pensaba que si se habra quedado con hambre por eso llora, si se despierta de noche por que tiene hambre, etc etc. Una pesadilla y muchas discusiones. En un momento pensé que la mamadera iba a ganarle a la teta. Consulte con una puericultora y me dio muchos consejos. Me vi derrotada, triste, angustiada, sola, vulnerable, desconcertada. Pero no decai. Mi perseverancia le ganó a la mamadera y a los 5 meses de mi bebé logramos lactancia exclusiva y mi bebé super enganchado y hábil para perderse. Actualmente tiene casi 8 meses y está desde los 6 con alimentación complementaria. Me sirvió muchísimo escuchar a Carlos Gonzalez! Espero seguir adelante todo lo que se pueda! Gracias por el espacio!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *