Empatía, percepción y conocimiento, por Rosana Gadea

La crianza es una experiencia extraordinaria e intensa, lo es tanto que a veces pone a prueba nuestros límites personales. Creemos que la clave está en armarnos de paciencia.

Pero empiezo a creer que puede ser una gran equivocación puesto que la paciencia se acaba y cuando esto sucede, solemos hacer o decir cosas de las que después nos arrepentimos.

 

En lugar de encomendarnos y confiar tanto en la paciencia como clave en la crianza, podemos basarnos en la empatía, la percepción y el conocimiento.

 

La empatía se define como la capacidad de experimentar la realidad del otro individuo, intentar sentir como siente el otro entendiendo que sus circunstancias no son las nuestras. Se trata de comprender y contactar con lo que le pasa a la otra persona. Podemos practicar mirando a nuestros hijos e hijas, observando sus manitas, tan pequeñas… Intentemos recordar cómo nos sentíamos cuando las niñas éramos nosotras: cómo veíamos el mundo que nos rodeaba, tan grande, desconocido y a la vez tan atractivo, cómo necesitábamos sentirnos entendidas, acompañadas, cuidadas, acogidas… cuánto necesitábamos confiar en nuestros mayores sin ser juzgadas.

 

Ahora son nuestros hijos e hijas quienes son pequeños, quienes necesitan que sintonicemos con su sentir, que bajemos a su altura para ver el mundo como ellos lo ven. Porque su mundo es muy diferente al nuestro, tanto por su inmadurez como por su falta de experiencia.

Tener nociones sobre desarrollo infantil es fundamental ya que es lo que nos llevará a la comprensión, a saber porqué actúan de determinada manera y no de otra, a profundizar en lo que causa un comportamiento u otro, a ajustar nuestras expectativas a la realidad. Una amiga me contaba que no sabía porqué su bebé solo quería estar en brazos. Si lo dejaba en la cuna, en el carrito, el bebé lloraba y lloraba pero al cogerlo, su llanto desaparecía de forma inmediata. Mi amiga se sentía desolada porque además, su entorno le decía actuaba mal, que lo estaba malacostumbrando, que el bebé le tomaba el pelo. Al explicarle que era un comportamiento natural y esperable, porque si bien nosotras sabemos que tanto la cuna como el carrito son lugares seguros y que aunque no lo tengamos en brazos, estamos cerca, el bebé por su inmadurez, desconoce esto. Solo tiene claro que necesita sentir la seguridad del contacto físico, estar alejado se vive con angustia, en brazos de mamá está a salvo de todo. Y por supuesto, carece de cualquier capacidad de manipulación por la inmadurez de su cerebro.

 

Al saber esto, la preocupación de mi amiga desapareció, ya tenía claro que a su bebé no le sucedía nada anormal. Pudo buscar una manera de facilitar el contacto con su bebé y los comentarios sobre malcriar y malacostumbrar dejaron de afectarle ya que tenía muy claro que no eran más que una falsa creencia sin ninguna base sólida.

Sobre la percepción debemos saber que está influenciada por nuestro carácter. Las vivencias y experiencias acumuladas durante toda nuestra vida forjan nuestra manera de ver el mundo. Es el nuestro carácter el que condicionará la interpretación y lectura de los comportamientos infantiles, y en consecuencia, condicionará también la respuesta que demos. Ser conscientes de esto hará que podamos modular nuestra interpretación y por tanto, la respuesta que ofrezcamos a las demandas del bebé-niño.

 

Así pues, más que pedir más paciencia, practiquemos la empatía para contactar con nuestras hijas e hijos, busquemos conocer cómo se desarrollan los bebés y los niños para poder comprenderlos y seamos conscientes que siempre estamos condicionadas por nuestra percepción.

 


Rosana Gadea

Soy madre de dos niñas de 13 y 11 años. Las dudas y las vivencias durante los primeros años de maternidad despertaron mi interés por profundizar en la lactancia y crianza. Me formé en ambas y actualmente soy asesora de lactancia y orientadora en crianza en la asociación De mare a mare.


La app de LactApp es GRATUITA

Consigue respuestas personalizadas sobre vuestra lactancia.

DescargarAndroid Descargar IOS
Share

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *