Cambios del pecho durante el embarazo

Cuando una mujer se queda embarazada su cuerpo se modifica y se transforma. Seguro que la transformación más evidente es el aumento del tamaño de la barriga pero ¿Sabes que el pecho también crece y se modifica? Así que vamos a hablar en esta entrada de las modificaciones y sensaciones que suele experimentar una mujer en sus pechos durante el embarazo.

Antes de empezar, un pequeño apunte para poder entender mejor este tema: la glándula mamaria es igual al nacimiento en niñas y niños. No es hasta la pubertad que el pecho empieza a desarrollarse en las niñas. En cada fase lútea (durante el ciclo menstrual, el tiempo que pasa desde la ovulación hasta la menstruación) el pecho también va creciendo y se prepara poco a poco para una futura la lactancia. Y, finalmente, cuando llega el embarazo la glándula se prepara concienzudamente para asegurar el alimento al futuro bebé.

LactApp-cambios-pecho-durante-embarazo

“El pecho me ha crecido”

Uno de los cambios más notables es el crecimiento de la glándula durante el embarazo.

Pocas semanas después de que se inicie la gestación, sobre las 6-7 semanas, los acinos, que es donde se encuentran las células productoras de leche, empiezan a crecer. Esto se traduce para la madre en una sensación de plenitud y un aumento de peso del pecho.

También aumenta el tejido adiposo de la mama y aumenta muy visiblemente la irrigación sanguínea del pecho lo que suele ser muy visible, ya que en la zona del cuello y del escote se observan venas de un tono azulado muy pronunciado.

Si el pecho no se modifica en absoluto durante el embarazo estaría indicado consultar a un profesional para que pueda valorar el pecho.

 

“Tengo los pezones extremadamente sensibles”

Una de las primeras señales de embarazo, es la sensibilidad extrema que se suele experimentar en los pechos.

El roce con la ropa o el sostén, las caricias de la pareja pueden ser molestas y desagradables. Esta extremada sensibilidad es debido a el aumento en sangre de los estrógenos. Se trata de un grupo de hormonas que fomentan, durante el embarazo, la proliferación celular sobre la glándula.

No se puede hacer nada para evitar o disminuir esta sensibilidad, tan solo se puede esperar la llegada del segundo trimestre de embarazo donde, habitualmente, la sensibilidad extrema suele mejorar y resulta más llevadera.

 

“Se me ha oscurecido el pezón y la areola”

Otra señal inequívoca de la gestación es el oscurecimiento de la areola y el pezón, que pasa de un color rosado a claro a un marrón bastante oscuro. De ello se encarga otra hormona que aumenta durante la gestación.

Este oscurecimiento es una señal visual para indicar el embarazo y cuando el bebé nace es una señal visual para él, ya que le indica dónde está el alimento.

Una preocupación habitual de las madres es saber si este oscurecimiento es permanente. No, no lo és, a medida que transcurre la lactancia el pezón y la areola van recuperando la coloración anterior al embarazo.

 

“Me han aparecido granitos en la areola”

De manera paralela al oscurecimiento del pezón y la areola, aparecen en la areola unas pequeñas tumefacciones, unos pequeños granitos que aumentan de volumen y empiezan a fabricar una sustancia blanquecina lubricante y protectora. Esta sustancia es antibacteriana y se encarga de “limpiar” el pezón. Por esta razón no hay que limpiarse la zona del pezón y la areola con jabón. Ducharse con agua es suficiente para mantener la zona en perfecto estado.

 

“Tengo costras en el pezón”

Otra situación que puede sorprender mucho a las madres es la aparición de placas de tejido seco sobre el pezón. Totalmente indoloras se retiran con facilidad cuando la madre se ducha o se mojan, pero suelen reaparecer en pocas horas.

Estas costras no son más que restos de calostro seco, se pueden dejar en el pezón o se pueden ir limpiando cuando vayan apareciendo. Normalmente con la ducha diaria es más que suficiente.

 

“Me sale líquido por el pezón”

Semanas antes de que se produzca el nacimiento del bebé, la glándula ya segrega precalostro. Se pueden observar pequeñas gotas amarillas o anaranjadas, muy densas y espesas cuando se manipula el pezón. Esta es la primera etapa de la lactancia, la llamada lactogénesis I. Esta etapa termina en el momento en que se produce la subida/ bajada de leche y se inicia la lactogénesis II.

La aparición de calostro es un hecho que no determina nada, es totalmente fisiológico e indoloro.

 

“Me sale un líquido oscuro por el pezón”

Se puede dar el caso de que la secreción que aparece sea oscura o sanguinolenta, situación que puede causar una gran alarma y que tiene que ser revisada por el ginecólogo o la matrona. En la mayoría de casos se trata del llamado “síndrome de las tuberías oxidadas”.

Durante la gestación, el tejido mamario crece rápidamente y está muy vascularizado, este síndrome se produce por una congestión vascular debida a un aumento del flujo sangre en los capilares de los conductos. El proceso se suele presentar ya desde las últimas semanas de embarazo o en las primeras tomas después del parto. Se puede alargar entre 3 y 7 días después del parto, después de este tiempo la leche aparece blanca. No hay razón para no dar esta leche al bebé, tiene mal aspecto pero es totalmente inofensiva para él.

No existe ni hay un tratamiento médico porque se resuelve espontáneamente.

 

“¿Qué sujetador debo usar?”

A medida que el pecho crece durante el embarazo y la sensibilidad aumenta es ideal usar sujetadores de lactancia, que se adaptan a las nuevas necesidades de la glándula y te van a permitir sentirte más confortable.

Desde LactApp te recomendamos que acudas a profesionales de la lencería que te puedan ayudar a encontrar el tipo de sujetador ideal para la forma y el volúmen de tu pecho.


¿Todavía no tienes la app de LactApp en tu móvil?

apple-store-logo-pngBotonesdescarga-01

Share

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. BLANCAZUL dice:

    Durante el embarazo no tuve ni un solo cambio en el pecho, sólo aumento de color en la aureola.
    Usé los mismos sujetadores que tenía, asi que esto depende de personas.
    Eso si en cuanto di a luz, los pechos crecieron y se podía decir que tenía exceso de leche y de buena calidad.
    Hoy mi bebe tiene 9 meses y sigue mamando y aún necesito discos de lactancia.
    Pero durantente el embarazo ningún cambio.

  2. Maribel dice:

    ¡Hola! El cambio en el pecho fue el primer síntoma que pude percibir en mi cuerpo, incluso antes de saber que estaba embarazada, es una sensación que nunca olvidaré. De repente me noté el pecho mucho más turgente, ingurgitado y extremadamente sensible. Recuerdo que de repente ninguno de los sujetadores que tenía me resultaban cómodos, de hecho fui a comprar nuevos sujetadores y los únicos que podía llevar eran los de deporte.
    Una vez me enteré de que estaba embarazada, me compré sujetadores para el embarazo, y ya fui mucho más cómoda.
    Los cambios en el pecho es una de las dudas que más mamás preguntan en la consulta de matrona, y aunque el primer trimestre la sensibilidad en los pezones puede llegar a ser muy molesta, siempre les digo que luego mejora y en el segundo trimestre no se tiene esa sensación.
    Un saludo.

  3. Vanesa dice:

    Hola lo q yo noto aparte de como han crecido los pechos es un olor constante.. en los pezones. Es normal? Me dijeron q puede ser del mismo sebo.?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *