¿Sabes qué es el BLW?- Curso de LAR D’AMMA

Las chicas de Lardamma nos proponen un nuevo y magnífico taller on-line para estar listo para empezar la alimentación sólida mediante el método Baby Lead Weaning. Y es que un proceso que despierta dudas y en el que es necesario aprender. Para empezar a hacer boca os dejamos con esta mini explicación de qué es y cómo funciona el BLW.

lactapp_blw_blog

Vamos a hacer un ejercicio de imaginación y pensar en nuestros hijos dentro de dos o tres años. ¿Cómo queréis que coma? ¿Os imagináis preparando purés, llevando un termo en el bolso, dándole la comida a la boca?

En palabras de Carlos González, «Un bebé que se come un plato con 250 gr. de puré no está más cerca de aprender a comer normal; está más lejos». ¿Y por qué? Pues porque los bebés amamantados están utilizando los músculos fáciles y su reflejo mandibular es similar al que se utiliza en la masticación. Al darle purés y obligarles a tragar en lugar de masticar, este reflejo desaparece.

¿Qué podemos hacer entonces? Ofrecerles comida en su formato natural. ¿Y esto no será peligroso? Pues por supuesto, hay que tener en cuenta varios aspectos. Este sería un post kilométrico si tuviéramos que escribir aquí toda la información necesaria para poder seguir este método de alimentación complementaria con seguridad, pero nos gustaría ofrecer al menos las características principales del método y sus pautas más importantes que os permitan seguir buscando información por vuestra cuenta.

El BLW es un método de iniciación en la alimentación complementaria consistente en introducir al bebé -hasta ahora alimentado exclusivamente con leche materna o de fórmula- en la comida familiar, dejando a su alcance comida saludable para que él mismo decida qué y cuánto quiere comer y para acostumbrarle a la comida en familia como un momento de disfrute y relax, sin forzar nunca.

Se trata de dejar comida sana al alance del bebé para que él mismo se vaya adaptando a la comida familiar descubriendo los sabores tal y como son, y no enmascarados bajo purés de varios ingredientes, en texturas de las que luego tendrá que desacostumbrarse y repletos del azúcar que suelen llevar todos los alimentos infantiles y dejar que sean ellos mismos los que experimenten y se autorregulen como base del establecimiento de una relación sana con la comida.

Otras ventajas de este método además de las mencionadas podrían ser la estimulación sensorial, el entrenamiento de la psicomotricidad, el hecho de que puede ayudar a mejorar la dieta de toda la familia, etc. Y como no, ¡además es muy divertido!

¿Cuáles son los requisitos para iniciar el BLW?

-Haber cumplido los seis meses de edad habiendo tomado hasta ahora exclusivamente leche.

-Sentarse solo sin ayuda: Esta es una recomendación muy importante, ya que el bebé debe tener suficiente fuerza en el tronco para incorporarse, toser o hacer arcada para sacar un alimento si fuera necesario.

-Mostrar interés por la comida, lo cual no debe confundirse con la fase oral del niño, en la que se lleva a la boca cualquier cosa.

-Haber perdido el reflejo de extrusión, que consiste en expulsar con la lengua todo lo que le entra en la boca.

-Ser capaz de agarrar los alimentos y llevárselos a la boca: Tener la coordinación visomanual necesaria.

Además de estos requisitos teóricos esenciales, añadiríamos otros como conocer bien al bebé para saber sus gustos y reacciones, informarse muy bien sobre el método para aprovechar sus ventajas sin conocer errores y estar muy seguras de querer aplicarlo.

Si el bebé no ha cumplido estos requisitos a los seis meses de edad, podemos esperar sin problema unas semanas más. Recordemos que, hasta el año, el alimento principal es la leche materna.

¿Cómo empezar?

Olvidándonos de que estamos dando de comer al niño: sin prisas, sin estrés, sin sustituirle tomas de leche para que coma…

En el momento que el bebé esté tranquilo podemos empezar a ofrecerle cosas fáciles de agarrar y blanditas (que puedan machacarse sin problemas con las encías).

Esto lo haremos preferiblemente aprovechando la hora y la comida familiar, aunque al principio los alimentos se ofrecerán por separado (idealmente durante tres días) para descartar alergias antes combinarlos en recetas.

Siempre hay que tener en cuenta que la comida que se le ofrece al bebé debe ser sana y variada y que no podemos esperar que coma la misma cantidad que un niño mayor (su estómago es aún muy pequeño y, además, su principal alimento sigue siendo la leche, materna o artificial).

Por otro lado, el gusto del bebé es aún “virgen”, por lo que no debemos caer en el error de condimentar su comida creyendo que así le gustará más y condicionando sus preferencias.

¿Qué alimentos debo evitar antes del año?

-Sal, azúcar y endulzantes: Porque afectan a su autorregulación y, además, en el caso de la sal, sus riñones no están aún preparados para asimilarla.

-Miel: Por el riesgo de que contenga esporas que transmitan el botulismo.

-Carne de caza: Por la contaminación por plomo, incluso aunque extraigamos los perdigones antes de su cocción.

-Lácteos: Porque con la leche materna o artificial no necesitan otros lácteos y, además, la leche de vaca no es digestiva para un bebé. En el caso de los lácteos fermentados, se podrían ofrecer de manera esporádica a partir de los 9-10 meses.

-Verduras de hoja verde: Por el alto índice de nitratos que captan del suelo.

-Pescados grandes: Para evitar la contaminación por mercurio.

-Cabezas de gambas y cuerpos de crustáceos: Porque suelen tener un alto contenido en cadmio.

-Frutos secos enteros y alimentos duros por el riesgo de atragantamiento.

-Algas: Por su alto contenido en yodo.

-Bebidas, tortitas y preparados de arroz: Porque pueden contener niveles de arsénico elevados para un bebé.

-Alimentos superfluos (bollería, etc.).

El pediatra no me ha dicho nada de esto y tengo dudas y miedos ¿Qué me puedes recomendar?

-Contrastar siempre la información que os llega con lo que dice la OMS, la AEPED o los nutricionistas más actualizados (aún hay pediatras que continúan proponiendo la introducción de la alimentación complementaria antes de los seis meses, por ejemplo).

-Informarse sobre primeros auxilios, y no porque el BLW sea más peligroso que los métodos tradicionales. De hecho, la mayoría de los ahogamientos no se producen con comida sino con juguetes, pero ayuda a la tranquilidad de los padres y madres y siempre es recomendable.

-Informarse respecto a los alimentos trampa, cómo distinguir alimentos saludables de los que solo lo parecen pero no lo son, saber calcular la cantidad de azúcar y sal aproximada de cada ración, etc.

-Informarse respecto a los alimentos con más hierro y cómo favorecer su absorción.

-Informarse respecto a las alergias y a las intolerancias: cómo detectarlas a tiempo y minimizar sus efectos.

-Colocar un buen hule debajo del sitio donde coma el bebé para minimizar el trabajo de limpieza, ¡y a disfrutar con él!

Para saber más no dudéis en apuntaros:

Taller BLW de Lardamma:

 

Te recordamos que la app de LactApp es GRATUITA

Consigue respuestas personalizadas sobre vuestra lactancia:

DescargarAndroid Descargar IOS
Share

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *