6 motivos por los que no es necesario destetar

6 motivos por los que no es necesario destetar

Ya sabemos que la lactancia es cosa de dos y bienvenido sea el destete cuando una de las dos partes quiere retirarse. Pero, ¿qué sucede cuando no se trata de voluntad propia sino de las inseguridades por desconocimiento o por las presiones del exterior? Aquí os dejamos 6 de las razones por las que muchas madres han sentido la necesidad de destetar y la explicación de porqué no serviría de nada:

  1. Para que duerma más

El patrón de sueño de los bebés no es similar al de un adulto hasta aproximadamente los 6 años de edad, así que suelen tener un ritmo de sueño muy diferente al que tenemos los adultos y eso hace que inevitablemente las horas de sueño sean fuente de conflicto.

Es normal que hagan hasta 10 despertares nocturnos para mamar y muchos bebés no perdonan esas tomas y siguen tomando pecho mucho más allá de lo que nos podemos imaginar.

Cuando una madre se pregunta (o pregunta) si es normal que su bebé aún mame de noche suele recibir el consejo de destetarlo o incluso se le recomienda ofrecer leche artificial en las tomas nocturnas para que el bebé tenga menos hambre y así duerma más.

Que los niños se despierten para mamar es normal, que lo hagan durante muchos meses también es normal… Y cuando se desteta para que duerman “del tirón” es probable que eso no suceda y que se sigan despertando pidiendo algo a cambio: agua, mimos, paseos o lentejas.

 

  1. Para que coma más

Algunos niños suelen comer cantidades pequeñas de ciertos alimentos. Y cuando decimos pequeñas nos referimos a cantidades escandalosamente pequeñas: un mordisco de pan, un trozo de plátano, un trocito de pollo, un gajo de mandarina (que termina en el suelo).

Existe una recomendación popular: destetar al bebé para que tenga hambre y así coma “como debería”.

Cuando un niño come pequeñas cantidades de alimentos de manera errática e impredecible, destetarlo no va a conseguir que el niño coma más y mejor, más bien al contrario: negarle el alimento más completo del mercado pone en riesgo su salud.

 

  1. Para irte a trabajar

Cuando tenemos que volver al trabajo tenemos la sensación de que ha llegado el final de lactancia. Pero, ¿es así?

No hay nada más flexible y adaptable que la lactancia materna, si te gusta dar el pecho a tu bebé, a pesar de que tengas que trabajar fuera de casa muchas horas, siempre vas a poder darle el pecho en alguna toma o incluso los días que tengas libres. La producción de leche se adapta en poco tiempo a la demanda del bebé y cuando estés con él va a tener la leche que te demande. Si ambos disfrutáis de la lactancia, no es necesario prescindir de todas las tomas. Cuando estés con tu bebé le podrás dar el pecho.

¿Vale la pena dar el pecho solo en algunas tomas? Pues eso solo lo podéis responder vosotros. Si a ti te apetece, a tu bebé seguro que también.

Lee más sobre la lactancia y la vuelta al trabajo

 

  1. Porque ya es mayor

Los niños mayores también toman teta. En nuestra sociedad occidental el bebé a partir de 4 meses ya se considera “bebé mayor. Parece que una vez pasada esa edad el bebé ya no necesita mamar ni necesita recibir leche materna, parece que ya todo está conseguido, que él ya está inmunizado y que tú ya “has cumplido”.

El destete natural en los humanos parece que se produciría entre los dos años y medio y los siete. Así que un bebé de 4 meses no es mayor para mamar.

La lactancia materna es algo que dura muy poco en la vida de un bebé y no es necesario acortarlo aún más por convencionalismos o informaciones erróneas.

 

  1. Para que sea más independiente

La teta no hace que los bebés sean dependientes de su madre, los bebés humanos son dependientes del adulto con o sin teta.

Asociamos la acción de mamar a una vinculación poco saludable con la madre, que no va a permitir que el bebé se desarrolle con normalidad. Se llega a afirmar que un bebé que mama no será tan independiente ni tan espabilado como un bebé que ha sido destetado. Los bebés que son amamantados y que, además, gozan de una relación de apego seguro con sus madres van a presentar menor ansiedad de adultos, mayor ajuste social y menos desórdenes de conducta.

 

  1. Porque me tengo que medicar o pasar por una intervención médica

Antes de tomar una decisión tan drástica te recomendamos que utilices fuentes fiables para asegurarte de que ese medicamento que te han recetado realmente no es compatible con tu lactancia. Es muy frecuente tomar decisiones basadas en información desactualizada y realmente es una pena. Puedes leer más sobre medicación y lactancia en este post

 

En definitiva, la decisión de destetar solo concierne a madre y bebé, y lo pueden hacer por las razones que les convengan. Para ello, siempre es necesario tener información actualizada y veraz.

 

Te recordamos que la app de LactApp es GRATUITA

Consigue respuestas personalizadas sobre vuestra lactancia:

DescargarAndroid Descargar IOS
Share

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *