10 conceptos básicos de alimentación complementaria

LactApp-alimentacion-complementaria-fresa

  1. Por qué empezamos con los alimentos

La leche materna es el alimento más completo que existe y puede nutrir de manera exclusiva a un bebé hasta aproximadamente los 6 meses de vida. A partir de esa edad, más o menos, la leche materna sigue siendo excelente para nutrir al bebé pero no de manera exclusiva y, por esa razón, se inicia la alimentación complementaria. El hierro, el zinc y la vitamina A son los elementos que el bebé requiere en mayor medida y por eso el bebé empieza a diversificar su dieta.

  1. A los 4 ó a los 6

Algunas empresas que comercializan “alimentos para bebés” insisten en que los bebés deben empezar la alimentación a los 4 meses y dan esas indicaciones específicas en sus productos: “a partir de los 4 meses”.

A los 4 meses los bebés no deberían iniciar la alimentación complementaria en especial porque aún no están listos para comer, no son lo suficientemente maduros ni a nivel motor ni a nivel intestinal como para aceptar alimentos.

Las recomendaciones oficiales, por contra, dejan claro que la alimentación complementaria se debe empezar a partir de los 6 meses. Pero este tipo de recomendación es generalista ya que no todos los bebés de 6 meses están listos para comer. De la misma manera que cada bebé anda o habla en una edad diferente, lo mismo pasa a la hora de comer.

Por todo lo indicado, se debería valorar a cada bebé de manera individual y ver si está listo. A continuación, nombramos tres aspectos que podemos observar para valorar si el bebé está preparado para diversificar su dieta:

  • Se mantiene sentado por sí mismo o solamente precisa un poco de ayuda
  • Muestra interés por los alimentos
  • Tiene desconectado el reflejo protectivo de la lengua (reflejo de extrusión) que le hace escupir cualquier cosa que se meta en la boca

Para considerar que un bebé está preparado para iniciar la alimentación complementaria, debería cumplir los tres requisitos.

  1. ¿De postre?

El postre no es la parte principal en una comida de un adulto porque el postre es algo frugal, o de capricho. La leche materna no es un capricho para el bebé, debería ser el alimento principal hasta el año de vida. Por eso se llama alimentación complementaria porque tiene la función de complementar a la leche, ni la elimina ni la sustituye.

Si el bebé toma la leche materna de postre no toma todas las calorías que necesita y esto puede perjudicar su alimentación.

  1. Por qué alimentos empezamos

LactApp-alimentacion-complementaria-cuchara¡La pregunta del millón! Pero no tiene respuesta, no existe un alimento mejor para empezar. Dependiendo de muchos factores: estacionalidad, alimentos tradicionales, qué se come en casa… se deberá elegir por qué alimentos empezar.

Lo único que hay que tener presente es que estos alimentos deben ser saludables y seguros. Se debe evitar ofrecer al bebé alimentos de textura dura o muy pequeños que pueden causar ahogo.

Por tanto, da igual empezar por la fruta, los cereales, la verdura o la carne. Eso sí, una vez comenzamos a ofrecer alimentos, ya podemos comenzar también a ofrecer agua al bebé.

  1. En qué textura

En los últimos 30 a 40 años se ha apostado por ofrecer a los niños comida triturada. Si pensamos un poco nos daremos cuenta de que esto no tiene sentido. La comida para bebés es algo relativamente nuevo, los bebés deberían pasar del pecho a la cuchara, en una textura adecuada pero no comida triturada sino en trozos.

El llamado Baby Led Weaning es una corriente de alimentación que se basa en que sea el bebé el que se alimente solo. Ellos deben agarrar los trozos de comida y llevarlos a la boca. De esta manera, evitamos atragantamientos y ahogos producidos por forzar al bebé a ingerir alimentos. Y les permitimos practicar y aprender a comer como los adultos.

En este mismo sentido, apuntar que no es recomendable ofrecer zumos ni naturales ni caseros al bebé. Lo podéis descubrir las razones en este artículo del dietista-nutricionista Julio Basulto.

  1. Cuántas veces al día

Al iniciar la alimentación complementaria es más que suficiente ofrecer comida al bebé una a dos veces al día. Es posible que hasta algunos días y por motivos de logística se nos olvide dar comida al bebé, es algo que sucede con frecuencia y que poco a poco deja de pasar cuando el bebé aumenta su interés por la comida y es él el que reclama comer.

  1. En qué cantidad

De la misma manera que la mayoría de adultos no controlamos nuestra comida en gramos, no tiene sentido querer alimentar a los bebés a base de gramos. La cantidad de comida que un bebé necesita solo la conoce el bebé. Sí, puede parecer raro pero ellos deberían regular siempre la cantidad que desean comer.

Así, habitualmente, la cantidad que ingieren es pequeña, casi anecdótica. No debemos olvidar que empezar a comer es un juego, un aprendizaje más que debe ser divertido y despreocupado.

  1. ¿Y si no quiere?

Normalmente, los bebés tardan un poco en aceptar la comida que se les ofrece. Es importante no obligarlos nunca a comer ni forzar la ingesta de ningún alimento. Si el bebé, poco a poco, va mostrando más interés y va experimentando y probando la comida, podemos seguir disfrutando del proceso.

Por contra, si el bebé va creciendo y a pesar de no obligarle, se niega a comer absolutamente nada, sería recomendable acudir al pediatra para que pueda valorar los niveles del hierro del bebé. En ocasiones, los bebés que sufren anemia pueden mostrarse desganados.

  1. Sal, aceite, azúcar y otros condimentos

Sal y azúcar no tienen porqué formar parte de la alimentación de un bebé. Cuánto más tarde los conozca, mejor.

El aceite de oliva, por contra, es un gran alimento, que proporciona calorías de excelente calidad y que enriquece la alimentación del bebé. El resto de condimentos, evitando picantes, están permitidos y ayudan a dar alegría a las comidas.

  1. ¡A comer en familia!

Los bebés no deberían comer nunca LactApp-alimentacion-complementaria-en-familiasolos por dos motivos: primero, por el riesgo de atragantamiento o ahogo y, segundo, por la importancia de observar a los adultos comer. Los bebés aprenden a comer observando.

Comer debería ser una experiencia agradable, relajada, en familia, con sonrisas… para evitar que la hora de la comida se convierta en una lucha de poderes.

 

Para más información:

Se me hace bola. Cuando no comen como queremos que coman de Julio Basulto

LactApp-Julio-Basulto-se-me-hace-bola

Mi niño no me come. Consejos para prevenir y resolver el problema de Carlos González

LactApp-Carlos-Gonzalez-Mi-niño-no-me-come

Quizá te interesa nuestra última infografía sobre el tema: Baby Led Warring 😉

Share

También te podría gustar...

No hay respuestas

  1. Gracias por el post,aclara muchas dudas.

  2. Excelentes consejos, los voy a poner en practica con mi futuro bebe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *